Como una forma de disminuir los altos niveles de ansiedad e incertidumbre que enfrentan miles de personas privadas de libertad en Chile ante el riesgo de contagio por Covid-19 -contexto que ha motivado motines y huelgas de hambre en distintos penales del país-, la Defensoría Penal Pública, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Gendarmería y el Ministerio de Salud iniciaron una serie de operativos de defensa y salud en diferentes centros carcelarios.
Coyhaique

De esta manera, el pasado miércoles se dio inicio en la región a estos operativos. El lugar elegido fue la cárcel de Coyhaique por ser la que concentra el mayor número de personas – hombre y mujeres – privadas de libertad en la región. A este concurrieron el director regional de Gendarmería, coronel Renato Montecinos; la seremi de Salud en Aysén, Alejandra Valdebenito; su colega de Justicia, Luis Prieto, y el Defensor Regional de Aysén, Jorge Moraga, junto al Jefe de Estudios de esta Defensoría Regional, Cristian Cajas.
Jorge Moraga, Defensor Regional, explicó que el objetivo principal de esta actividad, denominada “Defensoría te cuida ante la pandemia: operativos de defensa y salud en cárceles”, es “entregar más información, prevención y tranquilidad a la totalidad de la población carcelaria -integrada por imputados en prisión preventiva e internos condenados- y sus familiares. Se trata de una actividad que no se enfoca únicamente en las personas pertenecientes a los grupos definidos como más vulnerables en términos sanitarios -como embarazadas y adultos mayores-, sino que busca entregar información concreta y práctica a todos los internos del país, tanto en términos de salud como sobre la continuidad de sus gestiones de defensa”.

Luis Prieto, Seremi de Justicia y DDHH enfatizó que estas actividades permiten “fiscalizar la correcta implementación de las medias sanitarias que se han adoptado, por parte de Gendarmería de Chile, consistente principalmente en una barrera sanitaria al ingreso de las unidades para prevenir el ingreso del coronavirus y, en un segundo término, la habilitación de un espacio de aislamiento sanitario para enfrentar casos sospechosos o positivos que se puedan llegar a presentar en el futuro”, dijo.

De esta manera, la actividad se dividió en dos etapas, la primera de ellas consistió en revisar las cuatro instalaciones destinadas al albergue de internos e internas que sean sospechosos de estar contagiados con COVID19 y de quienes efectivamente arrojen positivo por este virus; y la segunda consistió en un diálogo con los internos en el gimnasio de la unidad.
CÁRCEL DE PUERTO AYSÉN

El pasado jueves fue el turno de la cárcel de Puerto Aysén. Hasta allá llegaron el director regional de Gendarmería, el Seremi de Justicia y DDHH, Luis Prieto, y el Defensor Regional de Aysén, Jorge Moraga.
En este operativo se revisaron las instalaciones y se dialogó con los internos para explicarles la situación sanitaria que vive el país, los resguardos que se están tomando para evitar que el virus llegue a las cárceles de la región, y asegurarles que el servicio de defensa, tanto para imputados como para condenados, se mantiene intacto y con un compromiso redoblado.

“Notamos que en esta unidad en particular – comentó Moraga – los internos estaban especialmente ansiosos, con dudas e inquietudes que, en parte, pudimos resolver”. Y es que además del diálogo general que se mantuvo en el gimnasio de la unidad, el Defensor Regional destinó un espacio de más de dos horas para atender individualmente los requerimientos de los internos que solicitaron entrevista.
Penales de Chile Chico y Cochrane
Operativos de esta naturaleza también se desarrollaron el pasado miércoles y viernes, con visitas a los penales de Chile Chico y Cochrane, respectivamente.
El operativo de Chile Chico fue liderado por el defensor local Alex Bollmann, quien inspeccionó las instalaciones para mantener a los internos sospechosos de COVID19 o que estén contagiados, y conversó con los internos en el patio de la unidad.
En tanto, el operativo de Cochrane fue liderado por el defensor local Alonso Herrera quien, al igual que su colega, inspeccionó las medidas sanitarias de la unidad y dialogó con los internos. En esta inspección lo acompañó el alcaide (S) Daniel Chávez, y el paramédico de la unidad.

“Analizamos los diferentes protocolos existentes en esta unidad – comentó Herrera – tales como ingreso de personas y alimentos, y las medidas de aislamiento para internos sospechosos o contagiados con COVID19, entre otros (…) algo novedoso es que se permitirá a todos los internos llamar desde la unidad a los celulares de sus familias para sostener conversaciones de 10 minutos”.

Cabe señalar que, ante la suspensión de visitas como medida preventiva, se chequeó que en todos los penales de la región, existan las medidas de comunicación – ya sea por teléfono o video conferencia – de los internos con sus familiares y defensores.