De esta manera el Secretario Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia Marcelo Jélvez, comunicó los esfuerzos de la cartera para agilizar la tramitación del proyecto –que ya se inició en el Congreso-, con el objetivo que esta iniciativa del Gobierno, que beneficiará a los hogares vulnerables con ingresos informales, prontamente se convierta en ley.

“Hay un sentido de urgencia y por eso es importante que el proyecto del Ingreso Familiar de Emergencia avance con rapidez, porque beneficiará a un millón 780 mil hogares, integrados en promedio por 2,5 personas cada uno, llegando así a 4,5 millones de chilenos”, explicó el titular de la Región de Aysén, Marcelo Jélvez.

De esta forma y en su primer trámite constitucional el propio ministro de Desarrollo Social y Familia Sebastián Sichel, ahondó en los alcances de la iniciativa ante la Comisión de Desarrollo Social, Superación de la Pobreza y Planificación de la Cámara de Diputados, detallando que “lo que se busca es proteger a los hogares con ingresos mayoritariamente informales y que se han visto afectados por los efectos socioeconómicos de la emergencia sanitaria producida por el Covid-19”.

Marcelo Jélvez añadió que “la principal lógica del Ingreso Familiar de Emergencia es apoyar más a quienes presentan mayor vulnerabilidad, con más recursos para los hogares con un alto número de integrantes y con una transferencia considerable el primer mes, que es en el período que se presentarán más cuarentenas y muchas familias tendrán problemas para generar ingresos”.

SOBRE EL BONO
El proyecto de ley que busca entregar un Ingreso Familiar de Emergencia, el cual beneficiará a todas las familias pertenecientes al 60% más vulnerable de Chile durante la emergencia y cuya fuente de ingresos sea mayoritariamente informal.
El monto del beneficio dependerá del tamaño del hogar y de la situación socioeconómica de la familia, disminuyendo a menor vulnerabilidad o a mayor porcentaje de ingresos formales en el hogar. Éste se entregará por tres meses, reduciéndose de manera gradual, a la espera de que estos hogares puedan retomar sus fuentes de ingresos.
De este modo, el primer mes se recibirá el 100% del beneficio, el segundo mes el 85% y el tercero el 70%. El monto dependerá del tamaño del hogar y de la situación socioeconómica de la familia, disminuyendo a menor vulnerabilidad.
A modo de ejemplo, el bono alcanzará los 260 mil pesos para una familia de cuatro personas que no tenga ingresos formales e integre un hogar perteneciente al 40% más vulnerable de Chile durante la emergencia.