Una de las consecuencias de la pandemia mundial del coronavirus, además de los graves problemas de salud, son los efectos en el ámbito laboral. En este sentido, la Seremi de Trabajo y Previsión Social, Andrea Ponce, junto a la Directora Regional del Trabajo, DT, Victoria Sierra, se han reunido con diversos grupos de trabajadores/as y empleadores/as para orientarlos en las normas legales laborales vigentes, entre ellas, la ley de Protección del Empleo, que entró en vigencia en abril pasado con efecto retroactivo a la declaración del Estado de Catástrofe nacional.

La Seremi Andrea Ponce, realizó un balance sobre la ley de Protección del Empleo, “El día de hoy nuestra Ministra del Trabajo, María José Zaldívar, entregó un reporte de lo que ha sido la implementación de la Ley de Protección del Empleo, una herramienta importante en estos momentos tan difíciles que estamos viviendo por el coronavirus en materia laboral y que entrega una nueva posibilidad a los trabajadores y trabajadoras de mantener el vínculo laboral y recibir parte de lo que serían sus remuneraciones a través del seguro de cesantía. Se ha señalado que para la región de Aysén son aproximadamente 888 los trabajadores y trabajadoras que se han acogido a la suspensión del contrato de trabajo, por Acto de Autoridad o por mutuo acuerdo, siendo este número entregado por la AFC. En el caso de la reducción de la jornada laboral, la cifra fue entregada por la Dirección del Trabajo y en ese caso, nos indica que serían aproximadamente 112 los trabajadores que se habrían acogido a esta fórmula, entregada por la Ley de Protección del empleo”, afirmó y añadió:

“Entendemos el difícil momento que estamos viviendo, sabemos que el coronavirus nos va a dejar dos lamentables situaciones, una en materia de salud y otra en materia laboral, como es la cesantía. Por lo tanto, esperamos que esta ley siga apoyando en estos difíciles momentos. También les comentamos que se está trabajando en el Congreso una ley de ayuda a los trabajadores honorarios y, por otra parte, ya está siendo entregado el IFE, Ingreso Familiar de Emergencia, que busca apoyar a todos aquellos trabajadores y trabajadoras que son informales, que, si bien no están en un sistema, no tienen un contrato formal de trabajo, salen día a día a trabajar por sus familias y por nuestro país”, concluyó la autoridad de trabajo.

Tal como señaló la Seremi Ponce, según datos entregados por la AFC, entidad privada que administra el seguro de cesantía, y la Superintendencia de Pensiones, a casi dos meses de entrada en vigencia de la ley, en la región de Aysén, son 888 trabajadores a los cuales se les ha aprobado su suspensión de contrato, de ellos, 500 corresponden al mes de mayo.

Esta es una medida transitoria por medio de la cual se puede reducir la jornada laboral o suspender el contrato, con el propósito de que los trabajadores sigan percibiendo ingresos mensuales a través del seguro de cesantía, en primera instancia desde su fondo personal y luego, de un fondo solidario, para lo cual el Estado inyectó presupuesto adicional.

Por su parte, la directora regional del Trabajo, invitó a informarse sobre la norma, y explicó cómo gestionar el pacto de reducción de jornada, “ya está en vigencia la Ley de Protección del Empleo, ley 21.227. Tres instituciones que vienen a ayudar a los trabajadores y a empleadores en estos tiempos tan difícil que estamos viviendo: Suspensión de Contrato por Acto de Autoridad y Suspensión de Contrato por Mutuo Acuerdo, son dos trámites que debes realizar en la AFC, mientras que el tercer trámite, que contempla esta ley, que es la Reducción de Jornada de Trabajo, la deben ver con nosotros, la Dirección del Trabajo. Para ello, el empleador debe ingresar a la página de la DT, www.direccióndeltrabajo.cl, en el portal Mi DT, con su clave única o clave tributaria y registrar este pacto de reducción. Si tienen consultas, no duden en contactarse con nosotros a los teléfonos 67-2233860 / 672231385”, detalló Victoria Sierra.

A nivel nacional, los sectores que más se han acogido a esta ley son los de Comercio al por mayor y al por menor, reparación de vehículos y el sector de Alojamiento y de servicio de comidas, seguido por el de Construcción.