Como un hecho lamentable, de imprudencia y de aprovechamiento político, catalogaron los Presidentes Regionales del Partido Radical y Democracia Cristiana, la entrega de canastas de alimentos iniciadas por autoridades regionales en el marco de las medidas para mitigar el impacto producto de la Pandemia.
Coyhaique.- En este sentido, el Presidente del Partido Radical, Jorge Calderón Núñez, señaló: “Es entendible que las Autoridades quieran marcar un hito comunicacional respecto de una medida que beneficia a las familias más vulnerables, hasta ahí nadie pudiese generar mayor cuestionamiento. Pero otra cosa muy distinta es hacer de esto un despliegue desproporcionado y con una mediatización que atenta fundamentalmente contra la dignidad de las familias.

Por otra parte Marcio Villlouta, Presidente del Partido Demócrata Cristiano en Aysén indico: “Resulta complejo de entender como la autoridad provincial de Aysén señala que las canastas son un “obsequio del Presidente” cuando todos sabemos que no solo es una medida que se encuentra dentro del paquete de ayuda a la familias con motivo de la pandemia y que además estas canastas son el resultado de la gestión de recursos desde el Gobierno Regional, donde concurrieron todos los sectores políticos representados en el CORE en apoyo”, además Villouta indico “ tal como lo señalara Benito Baranda lo que ha hecho el Gobierno es insólito” y el presidente de la DC en Aysén termino señalando que lamenta el uso de la entrega de canastas con fines de proselitismo político, eso es jugar con el dolor y las necesidades de la gente”
En este mismo sentido, el Presidente de los Radicales en Aysén expresó “Una ayuda en estos tiempos tan difíciles siempre será bien recibida, pero eso no le da el derecho a las autoridades a invadir las viviendas de las familias más vulnerables, fotografiarse, exponerlo públicamente y mucho menos que se inviten a autoridades que nada debiesen estar haciendo y que además han manifestado públicamente su intención de ser candidatos. En algunos casos hay imprudencia, mientras que en otros casos derechamente hay aprovechamiento político y un trato poco digno hacia las personas”.
Lo sucedido en la región de Aysén se suma el hecho encabezado por la Primera dama donde literalmente se invadió una vivienda con autoridades y periodistas que en ningún caso respetaron las mínima normas de distanciamiento social, generando criticas de diversos sectores.