En el marco de su tercera Cuenta Pública a la cabeza de Minería, el ministro de la cartera, Baldo Prokurica, realizó el balance de la gestión realizada en 2019, abordó los desafíos de la industria para los próximos años e hizo especial énfasis en el impacto que tendrá la pandemia por Covid-19 y el rol del sector en la recuperación económica del país.

En la oportunidad, el secretario de Estado destacó el rol que han jugado las empresas mineras, que han dispuesto de medidas sanitarias y también han aportado con recursos, equipamientos e insumos a los servicios de salud y comunidades para enfrentar el Coronavirus.

“La minería chilena pese a enfrentar un momento complejo producto de los bajos precios del cobre y los efectos de esta pandemia, siempre muestra su solidaridad en momentos de emergencia y, esta vez, no ha sido la excepción”, destacó Prokurica.

La máxima autoridad de la industria puntualizó que “sabemos que vivimos momentos complejos producto de esta emergencia sanitaria denominada Coronavirus, pero también estamos conscientes que esta industria es fundamental para el desarrollo del país, pero siempre supeditada a los criterios sanitarios”.

En esa línea, agregó que “nuestro Gobierno no dejará solo ni a sus trabajadores ni a sus pymes y será la minería quien nos ayude a financiar gran parte de las medidas de reactivación económica y poner de pie a las familias chilenas, cuando pase la pandemia, como siempre ha sido a lo largo de la historia”.

Por otra parte, el Secretario Regional Ministerial de Minería de Aysén, Julio Zúñiga, agregó en base a la realidad minera en la región: “nos encontramos en un momento sanitario complejo, que tiene y tendrá un gran impacto en los hogares, por esta misma razón el gobierno del presidente Sebastián Piñera ha impulsado una nueva red de protección social para las familias movilizando recursos por US$17.150 millones de dólares que equivalen a un 7% de lo que producirá internamente el país”.

Finalmente, Zúñiga indicó: “esta realidad demandante de recursos requiere mantener la continuidad productiva regional y nacional, necesitamos una economía activa   en un contexto de COVID-19, ello obviamente supeditada a los criterios sanitarios impuestos por la autoridad, debemos estar preparados para lo que viene el día después de la pandemia”.