Como una gran oportunidad de poner en valor las tradiciones y la cultura del pueblo mapuche calificó el Seremi de Vivienda, Diego Silva, la oportunidad de participar en el We Tripantu o celebración del año nuevo mapuche, actividad que organizó este miércoles en Balmaceda la agrupación We Folil, integrada por 50 familias de la comuna de Coyhaique.
Cabe señalar que el We Tripantu es la celebración del año nuevo mapuche, que se realiza en el solsticio de invierno austral (el día más corto del año en el hemisferio sur) entre el 21 y el 24 de junio. Este día de celebración corresponde al comienzo de los días cada vez más largos hasta el solsticio de verano y el renacer eventual de la naturaleza tras el invierno al que se entra.

El Seremi de Vivienda y el Director del Serviu, Nelson Quinteros, se trasladaron hasta Balmaceda para compartir con las familias presentes y participar de las diversas actividades tomando en consideración todas las medidas de prevención y cuidado que se requieren ante la emergencia sanitaria por Covid 19, lo que también fue cumplido a cabalidad por el resto de los participantes.

En ese contexto Diego Silva agradeció la invitación de los dirigentes Sandra Vargas y Juan Vásquez, que además forman parte del comité de vivienda Huilli Ruka, quienes proyectan sus soluciones habitacionales en esa localidad de la comuna de Coyhaique. “Ha sido una muy buena experiencia, enriquecedora, ya que es una fecha muy importante para los integrantes del pueblo mapuche y por eso quisimos estar con ellos y acompañarlos en esta celebración. Aparte de eso estuvimos en el terreno donde se van a construir sus 50 viviendas, así que muy contentos porque como lo ha manifestado el Presidente Sebastián Piñera, en este Gobierno valoramos a nuestros pueblos originarios y queremos seguir trabajando juntos para atender sus inquietudes y potenciar la riqueza de su historia y de sus tradiciones”, indicó.

El Director del Serviu, Nelson Quinteros, valoró la celebración y la oportunidad de compartir con los integrantes del comité, con quienes se ha hecho un gran trabajo para lograr la futura construcción de sus viviendas en la localidad. “Esto es trascendental porque este es un pueblo de 470 habitantes y con este comité y el próximo vamos a sumar una inyección potente de personas, de fuerza de trabajo, de ambiciones, de necesidades y eso se valora. Creemos que Balmaceda está preparado para eso y la comunidad, las dirigentes, están esperanzadas en esta gente que va a llegar. Se están fortaleciendo lazos, se están conociendo, generando esa organización de personas para lo que viene, que te dice que aquí se van a hacer grandes cosas”, precisó.

La dirigente Sandra Vargas destacó la celebración del We Tripantu en el terreno de su comité de vivienda, ya que eso tiene un significado muy especial. “Para nosotros como pueblo es un tremendo orgullo venir a hacerlo acá, en el sentido de tratar de que nuestras energías positivas, todo el newen de nuestra fuerza, queden plasmados en el terreno de nuestro comité de vivienda, por eso vinimos hoy a celebrar con nuestros hermanos, con asociaciones que nos acompañaron y con nuestras autoridades, que es algo que agradecemos”, manifestó.

El Dirigente Juan Vásquez destacó el significado de esta fecha y la oportunidad de recibir buenas noticias respecto del avance y futuro de su proyecto. “Aprovechamos también de recibir la noticia de la recepción de los subsidios habitacionales de nuestro comité por manos de la autoridad regional lo cual nos tiene enormemente felices porque vamos a ser pioneros en llegar hasta acá, así como lo hicieron un par de siglos atrás los primeros hermanos que también ocuparon estos territorios que son Tehuelches. Hoy vamos a venir como nuevos vecinos a la localidad, estamos muy agradecidos y felices con el trabajo que estamos realizando y a esperar el próximo año para recibir con la próxima salida del sol las llaves para nuestra ruka”, afirmó.

Cabe mencionar que el 24 de junio se celebró también el Día Nacional de los Pueblos Indígenas, que fue instituido por Decreto Supremo en Santiago, en 1998, como un reconocimiento por el aporte que ellos hacen en la historia de nuestro país.