La pandemia del covid-19 ha evidenciado la vulnerabilidad social de los adultos mayores, más aún considerando que cerca de 460 mil adultos mayores viven solos en el país, según un reporte del Observatorio del Envejecimiento UC y Confuturo. Un antecedente al que se suma el extenso confinamiento obligatorio que este segmento de la población ha debido afrontar, para prevenir contagios al figurar como el principal grupo de riego ante el avance del virus.

Para gestionar ayuda de voluntarios y empresas de la región, destinadas a los adultos mayores más vulnerables socialmente, la agrupación Coyhaique Unidos ha desplegado una campaña social que se inserta en las labores de apoyo comunitario durante la actual emergencia sanitaria. Una de estas últimas iniciativas permitió la construcción de una vivienda de emergencia para una anciana, vecina de la Población Marchant en Coyhaique, cuya vivienda previa evidenciaba un notorio deterioro, que por la humedad y el frío complicaban su estado de salud.

Tamara Villegas, presidenta de Coyhaique Unidos, comentó que gracias a la colaboración de la empresa Aguas Patagonia y de sus trabajadores, que permitió reunir unos $2 millones, lograron construir una vivienda de emergencia para la vecina del sector centro sur de la ciudad. En la construcción de la vivienda además participaron voluntarios de la agrupación

“La casa de la abuelita Carmen, por el daño en la estructura de la vivienda, tenía graves filtraciones de humedad y lluvias, lo que había afectado bastante su salud. Cuando conocimos su caso, ella además venía saliendo del Hospital Regional, donde permaneció internada por varios días debido a una neumonía grave que la afectó”, dijo Villegas.

“La cruzada para ayudar a la abuelita Carmen, que permitió la construcción de esta vivienda, ha permitido que ella pueda habitar en un espacio más adecuado. Esto ha sido el resultado del trabajo de los voluntarios de la agrupación, de la propia comunidad que se sumó a esta iniciativa, como de la empresa Aguas Patagonia y de sus trabajadores, que quisieron colaborar para mejorar las condiciones impactantes en que vivía esta abuelita”, agregó la presidenta de Coyhaique Unidos.

Desde Aguas Patagonia, en tanto, reconocieron el valor del trabajo compartido para colaborar en campañas de ayuda social.
“Creemos que en la comunidad cuando surgen instancias como esta, donde participan distintos actores como Coyhaique Unido, la empresa, los trabajadores, un contratista y muchos otros, estamos aportando como comunidad. Cada uno en la medida de sus fuerzas y mediante el trabajo conjunto, permite aportar en la inclusión y en especial en apoyo a los adultos mayores que han dado tanto por la región”, sostuvo Claudio Sanhueza, subgerente de Asuntos Corporativos de Aguas Patagonia.