El año pasado el Ministerio de Energía, en colaboración con el Banco Mundial y la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID), encargaron a la consultora española Aiguasol la realización de un estudio de factibilidad técnico-económica para implementar un proyecto de calefacción distrital en la comuna de Coyhaique, capital de la Región de Aysén.

Después de meses realizando trabajo de recolección de datos, entrevistas, consultas a diversas fuentes institucionales y autoridades clave para el completo desarrollo del estudio, recientemente y junto a integrantes de la Comisión Regional de Construcción Sustentable – MINVU (CORECS), se dieron a conocer los resultados, los cuales podrían aportar en la definición del futuro energético, socioeconómico y medioambiental de Coyhaique.

“Este tipo de iniciativas se enmarcan en el trabajo que desarrollamos como Ministerio de Energía para promover herramientas que permitan una transición energética residencial fluida, hacia alternativas de calefacción limpias, modernas y eficientes. Por lo mismo, este estudio permite evaluar la alternativa de la calefacción distrital para avanzar en la diversificación de la matriz energética en nuestra región de Aysén y mejorar la calidad de vida de la comunidad”, explica el Seremi de Energía, Juan Luis Amenábar.

La Calefacción Distrital consiste en una red de distribución de energía soterrada que a partir de una central térmica centralizada proporciona agua caliente sanitaria y calefacción a todas las viviendas y edificios que se adhieran a esta red. Son sistemas muy eficientes en el uso del energético que usan, y que contaminan muy poco.

Algunos datos interesantes del estudio: con un proyecto así se reduciría el 99,9% de las emisiones de material particulado y un 64% de las de CO2 de los edificios de la ciudad. Este sistema cubriría a un 80% de la demanda total de la ciudad, y daría servicio a la totalidad de los consumidores de calor en la zona urbana de Coyhaique. El energético a utilizar en las calderas seria la biomasa, que es un mercado que existe en la región y que no se dejaría de lado, al cambiar la manera en la cual se utiliza. El tiempo de implementación sería de cinco años 5 años y generaría hasta 274 puestos de trabajo en la explotación y procesado del energético (biomasa).

“En la región de Aysén no se conoce mucho la calefacción distrital, de hecho, el estudio señaló que solamente un 26% de la población de Coyhaique dice saber lo que es. Sin embargo, países europeos como Suecia, España, Francia, y Alemania, entre otros, lo emplean desde hace varias décadas. Por lo mismo, resulta importante dar a conocer este sistema, ya que además de aportar a la descontaminación ambiental, podría significar una inmensa mejoría en la calidad de vida de las personas”, señala el seremi Amenábar.

Por otra parte, el estudio se complementa con otras iniciativas que se están produciendo interministerialmente. Por ejemplo, el Ministerio de Medio Ambiente cuenta con recursos aprobados para la ejecución de un proyecto piloto de calefacción distrital en alrededor de 90 viviendas situadas en las cercanías de Escuela Agrícola, con el cual además, se propiciará calefacción distrital a varios servicios públicos circundantes. En la misma línea, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo está desarrollando nuevas unidades de viviendas en Chacra G, considerando la calefacción distrital como una alternativa en todo el conjunto desde su fase de diseño.

Cabe destacar que, actualmente con este trabajo desarrollado de forma paralela y multisectorial, la región de Aysén se ha posicionado como una de las más adelantadas del país en el desarrollo de estas iniciativas. De hecho, la CORECS, donde la Seremi de Energía participa activamente ofreciendo apoyo técnico y asesoría, ha recibido la solicitud de presentar a nivel nacional los avances del trabajo realizado por la Mesa Interministerial de Construcción Sustentable.