Durante el debate, el senador David Sandoval valoró las modificaciones e insistió en el llamado a buscar acuerdos para enfrentar los problemas que tiene el país, producto de la pandemia.

Valparaiso.- El senador David Sandoval valoró la importancia de los cambios introducidos al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), a través de los cuales se facilitará su acceso y se ampliará la cobertura de beneficiados.
Durante el debate, el parlamentario hizo hincapié en que dado el contexto que está viviendo el país, producto de la pandemia, era lógico que se tuviera que perfeccionar los instrumentos implementados por el Estado, como sucede con este caso. “Recuerdo que en la tramitación del bono COVID, hubo una amplia discusión en el Senado, donde se señalaba que con seguridad íbamos a ser convocados para seguir trabajando en ampliar y perfeccionar los beneficios. Y era lógico que eso sucediera, porque nadie pudo prever los efectos de un hecho que ha trastocado todos los ámbitos de nuestra sociedad”, aseguró.
En esa línea, dijo que tampoco se podían desconocer los errores que ha tenido el IFE, en materia de acceso y cobertura, pero resaltando la posibilidad de que se abordaran los cambios necesarios, especialmente en relación a los adultos mayores. “En mi región, tengo cerca de 7.500 pensionados y muchos de ellos no habían logrado quedar dentro de los beneficiados este programa. ¿Debió haberse considerado? Sin duda; ¿fue un error? efectivamente, así como también fue un error lo alambicado del proceso. Me parece bien que hoy se amplíe”, recalcó.

Llamado al diálogo para construir acuerdos
En la discusión del proyecto, Sandoval lamentó “escuchar discursos tan negativos, tan basados en la crítica profunda como si recién estuviéramos haciendo el país a partir de hoy día”. “Muchos de los que están en esta sala (del Senado) fueron ministros, subsecretarios, autoridades regionales, etc y hemos sido todos copartícipes de no poder haber construido instancias de acuerdo en su minuto, para tener hoy un Chile distinto. Esos son los desafíos que tenemos de aquí para adelante”, señaló.
Por ello, hizo un llamado a “ponernos la mano en el corazón y entender que muchas de las cosas que ocurren hoy día, tenemos una corresponsabilidad evidente”.
Ante este escenario, insistió en la necesidad de construir los acuerdos necesarios para hacer frente a los desafíos que tiene hoy el país, producto de la pandemia. “Estoy totalmente disponible para construir todos los acuerdos que sean posibles. Como bien se dijo, a lo mejor vamos a estar nuevamente sentados discutiendo otros beneficios, si esta pandemia sigue latente con la fuerza que ha tenido, y tenemos que estar a la altura para corregir lo que se haya hecho mal y propiciar nuevas iniciativas para mejorar las condiciones de calidad de vida de nuestra gente”, afirmó.

Las modificaciones
La iniciativa considera la eliminación del requisito de vulnerabilidad socioeconómica, donde solo se deberá tener Registro Social de Hogares (RSH) y cumplir con el requisito de ingresos formales por debajo del umbral que establece la ley para postular.
Además, se simplifica la manera de acreditar los ingresos formales de los hogares que soliciten y apelen, considerando solo la información declarada por las familias para definir la entrega del beneficio.
En el caso de los pensionados, se incorporó a un grupo que anteriormente no estaba considerado. Los hogares donde reside al menos un adulto mayor con Pensión Básica Solidaria de Vejez (de 70 años o más) y/o al menos un beneficiario de Pensión Básica de Invalidez (PBSI), el IFE asciende a $100 mil al mes por cada uno de estos pensionados y que además de se encuentren dentro del 80% de mayor vulnerabilidad, según la Calificación Socioeconómica del registro.
Además se aprobó que accedan al IFE los adultos mayores con PBS de vejez desde 65 años y se agregó como beneficiarios a aquellos pensionados que, viviendo en un hogar que no cumple con requisitos de ingreso del IFE, cuenta con RSH y recibe un APS (Aporte Previsional Solidario) de vejez o invalidez, siempre que su pensión final sea igual o inferior a una Pensión Básica Solidaria del mismo tramo de edad.