Ambas instituciones han buscado potenciar la autonomía integral de las participantes, a través de un proceso de empoderamiento personal y colectivo, que busca potenciar sus habilidades emprendedoras y mejorar su calidad de vida propia y la de sus familias, contribuyendo con esto, a disminuir las brechas de género aún presentes en el sector rural.

Cabe destacar que en la región de Aysén, el Programa tiene un alcance total de 108 Mujeres, de las cuales, 36 ingresaron este año, y se desarrolla en provincia de Coyhaique, en los sectores rurales de Lago Pollux, Lago Atravesado, Río Norte, El Claro-Panguilemu, Lago Atravesado, Valle Lagunas, El Salto, Ensenada Valle Simpson, Santa Elena, Cerro La Virgen incluido Puerto Cisnes. Y dentro de la provincia Capitán Prat en las comunas de O´Higgins, Tortel y Cochrane incluido Bertrand.

El Programa Mujeres Rurales, es un programa integral de acompañamiento a tres años, que entrega a las participantes capacitación en cuatro Áreas de Formación: Empoderamiento Personal, Desarrollo Organizacional, Gestión del Emprendimiento y Técnicas de Manejo del Rubro.

La directora regional de PRODEMU, Marlene Julio, destacó el rol central que juegan las mujeres rurales en la producción, abastecimiento y comercialización de alimentos durante la pandemia del COVID-19. “Las mujeres rurales no han dejado de trabajar para responder a las demandas de alimentos en las ciudades y en sus comunidades, y también a la necesidad de alimentar a sus propias familias”.

En cuanto al funcionamiento del programa, este es liderado por un equipo Provincial compuesto por la Coordinadora Campesina de Área y un equipo de Monitores especializados en cada una de las áreas de formación antes mencionadas.

Por otra parte, dicha iniciativa también contempla actividades complementarias como: Ferias, Giras técnicas y Jornadas Intergrupales, que debido a la realidad sanitaria del País, se han adecuado mediante la implementación de un Plan de Contingencia, el cual se evalúa periódicamente para tomar las mejores decisiones en beneficio del bien de las mujeres y sus familias.

Para Patricio Urrutia Ramírez, Director Regional de INDAP, estas herramientas generan un gran impacto en el desarrollo de las mujeres rurales. “Vemos como hoy la digitalización, las nuevas vías de comercialización que nos ofrece este nuevo proceso de globalización, nos demanda un gran esfuerzo para ponernos a tono con los nuevos tiempos. La adaptación es clave, sin embargo, vemos como las Mujeres Rurales, han sacado lo mejor de ellas para seguir avanzando en el desarrollo de sus emprendimientos, poniendo en valor sus aprendizajes, pero por sobre todo su experiencia”, indicó.

Así también y como una forma de apoyar los rubros de producción hortícola y frutales menores, INDAP dispone de incentivos que ascienden a un monto de $ 8.910.000, los cuales han sido adjudicados a 27 mujeres de las Provincias de Coyhaique y Capitán Prat, con el objetivo de que éstas logren mejorar sus instalaciones productivas, de riego e insumos.