Luego que la Cámara de Diputados rechazara hace algunas semanas un proyecto que prohibía el uso de calefacción a leña en zonas declaradas saturadas, el diputado Miguel Ángel Calisto reiteró que no existe una propuesta real por parte del Gobierno para avanzar en este tipo de medidas, asegurando que muchos de los parlamentarios que apoyaron esta iniciativa “ pareciera que no conocen el sur de Chile”.
Aysen.- El proyecto había sido aprobado en primera instancia en el mes de julio en la sala de la Cámara de Diputados. Sin embargo, luego de ser revisado en la comisión de Medio Ambiente, la iniciativa fue rechazada a principios de septiembre con 54 votos en contra, entre los que se contó el del propio diputado Miguel Ángel Calisto.
Según el legislador, “puedo entender lo que han planteado los autores de este proyecto, que era bien intencionado para eliminar el uso de calefactores a leña por los altos niveles de contaminación ambiental y de salud pública que pueden generar, especialmente en niños y adultos mayores, algo que se ve claramente en Coyhaique, una de las ciudades más contaminadas del mundo. Esta situación nos preocupa, pero la solución no pasa por medidas drásticas como esta que plantearon”.
“En un momento pensé que se trataba de una medida del Gobierno, pero me di cuenta que es una iniciativa de parlamentarios. Nosotros como representantes debiéramos tener la sensibilidad de entender la realidad del país, pero este proyecto demuestra que muchos no conocen el sur de Chile, donde más del 90% de las familias usan leña como medida de calefacción. SI bien hay que avanzar hacia el recambio, este proceso debe ser paulatino”, indicó.
Calisto agregó que “los mismos planes de descontaminación hablan de diez a quince años por lo menos para poder hacer un recambio. Mientras no exista una alternativa por parte del Estado que sea real, para poder hacer un recambio de calefactores a la totalidad de las familias, mientras no haya abastecimiento suficiente de pellet, porque en Aysén no alcanza para los que han hecho recambio de calefactores, no podemos prohibir el uso de la leña”.
Finalmente, y en relación a otras formas de calefacción, el diputado Miguel Ángel Calisto fue categórico al señalar que “en Aysén tenemos unos costos eléctricos tremendos, pagamos más del doble por el kilowatt hora. Tampoco tenemos un subsidio de gas, sólo los magallánicos son los bendecidos con ese tipo de aporte del Estado. Mientras no haya una alternativa real para cambiar la leña como mecanismo de calefacción, no nos pueden prohibir usarla”.