La parlamentaria invitó al nuevo Director Nacional de la Oficina de Asuntos Religiosos (ONAR) dependiente de SEGPRES para reunirse con los representantes del mundo evangélico de la Región. La Diputada recordó que previo al estado de pandemia, se impulsó una mesa de trabajo para abordar problemáticas propias de las iglesias junto al Gobierno Regional. “Este esfuerzo debe retomarse para una adecuada coordinación intersectorial entre Iglesias y Gobierno” aseguró.

Aysen.- Jeremías Medina, nuevo Director Nacional de la Oficina de Asuntos Religiosos (ONAR), accedió a la invitación y dijo “estamos muy agradecidos de la invitación que nos realizó la Diputada Aracely Leuquén a una reunión con Pastores de la Región, eso obedece también a lo que nos hemos propuesto como Oficina Nacional, respecto a trabajar por la libertad de culto en nuestro País, y trabajar en todas las demandas que las distintas entidades religiosas tengan, además de fortalecer nuestro trabajo en las Regiones porque creemos firmemente en que Santiago no es Chile, y nuestro Ministro Cristian Monckeberg nos ha llamado a trabajar y potenciar el trabajo en las distintas zonas de nuestro País.

Estoy muy agradecido de la invitación de la Diputada Leuquén con quien hemos partido la constitución de mesas regionales de trabajo. Fue nuestra primera actividad en regiones, en la Región de Aysén, así es que estamos muy contentos de la reunión que realizamos donde logramos distintos acuerdos para poder seguir trabajando.

Vamos a elaborar una Mesa Regional con los distintos Pastores y Líderes de la Región para abordar todas las temáticas, consultas y distintas sugerencias que aparecieron en esta reunión. Nos queda mucho por hacer, tenemos poco tiempo, pero la verdad es que estamos muy conformes de lo que logramos en la Región. Este es el inicio y nos vamos a seguir encontrando” expresó la autoridad nacional.

Aracely Leuquén dijo que en el encuentro estuvieron representantes de las Unidades Religiosas de Coyhaique y Puerto Aysén. “La fe y las creencias religiosas son muchas veces invisibles para la política. Sin embargo, reforzar la espiritualidad de la comunidad también es importante para el bienestar de la gente. La representatividad religiosa debe reflejarse en políticas públicas inclusivas, y especialmente en el contexto de la promulgación de leyes con las que los distintos credos religiosos se sientan identificados”, argumentó. –