La parlamentaria que apoyó el proyecto de retiro de los fondos previsionales en su primer y segundo trámite, dijo en su intervención que “vivimos una grave crisis sanitaria que nos ha dejado profundas consecuencias económicas y laborales. Trabajadores sin empleo; emprendedores de distintos rubros que se han visto obligados a cerrar la puerta de sus negocios; familias de clase media postergadas por no poder acceder a beneficios del Estado en el marco de la pandemia.

Valparaiso.- Mi voto nuevamente estará disponible como lo estuvo en una primera tramitación porque la gente lo necesita, y de aprobarse serían miles las familias chilenas que podrán subsistir y sobrevivir a las consecuencias económicas que ha traído la crisis sanitaria.

No estoy de acuerdo con un retiro con condiciones ni letra chica, mucho menos en que ciertas personas paguen impuestos por este retiro”, explicó.

En su intervención en la Cámara de Diputados dijo que “este nuevo retiro debe tener carácter universal y sin focalización porque tenemos un pésimo sistema de estratificación social. Así como muchos beneficios del Estado nuestras políticas públicas son en su mayoría mal focalizadas porque tenemos un instrumento de medición social y económica que no refleja la realidad de las familias, por tanto, la gente que más lo requiere no accede bonificaciones sociales”.

Para finalizar agregó que “he escuchado que algunos proponen legislar con mirada de futuro, no en el contexto de la inmediatez, no en el contexto del día a día. Fácil decirlo desde nuestros cargos, claramente hay una abismante diferencia entre el día a día de un parlamentario y el de millones de chilenos que no están llegando a fin de mes porque el covid 19 simplemente les rompió los bolsillos.

Algunos dicen en mi sector es “que no está en nuestros valores ideológicos aprobar este tipo de proyectos. Lo que considero importante es que prevalezcan nuestros valores sociales, los valores humanos y el compromiso con las necesidades reales de las personas”, puntualizó. –