El municipio ha trabajado intensamente en otorgar a los visitantes espacios adecuados para contemplar las maravillas naturales de la comuna y del sur de la región.

Es por ello que se culminó el proceso de construcción de diez miradores, enalteciendo la belleza escénica de un sector que es recorrido de diversas formas por turistas de gran parte de la región, el país y el mundo.

Al respecto el alcalde Roberto Recabal señaló que “hemos estado fortaleciendo nuestros atractivos turísticos con infraestructura, con una decena de miradores desde el río Bravo y nuestra capital comunal, para que cuando usted nos visite tenga un lugar de descanso, de contemplación, de compartir un buen mate o un buen café. Hemos diseñado tres refugios cada 33 kilómetros, próximos a iniciar su construcción de 56 metros cuadrados, pensados en quienes hacen un tremendo esfuerzo en bicicleta para llegar a nuestra localidad. Esperamos que usted pueda disfrutar de estas instalaciones en los próximos meses y así seguir fortaleciendo la industria más poderosa de nuestra región, que es el turismo”.

Los refugios anunciados desde el municipio contempla su habilitación con mobiliario para el descanso, para estadía temporal y mesones amplios para el servicio de alimentación de una docena de personas cómodamente sentadas.

Esfuerzo por apuntalar el turismo que es valorado por el director regional de Sernatur, Patricio Bastías, quien indicó que “el proyecto de miradores que está desarrollando la municipalidad de O’Higgins nos parece que es de una tremenda importancia, primero porque hay una definición de darle una orientación a la comuna que nos parece la adecuada, ya que este territorio es de una belleza prístina. El poder tener el espacio para admirarla es sumamente relevante, por la experiencia que se va llevando el turista al recorrer la Carretera Austral Sur”.

El proyecto, uno más en la línea de generar una comuna turística, contempla una inversión de 120 millones de pesos, obras que permitirán reactivar el turismo en pandemia, algo destacado desde Sernatur, quienes valoraron la labor municipal que apunta a entregar mejores condiciones al visitante.

“Estamos muy contentos por el trabajo desarrollado por la municipalidad, principalmente por el entusiasmo y la dedicación que le ha puesto el alcalde Roberto Recabal, que es el camino para ir construyendo un territorio turístico. Sabemos que tenemos la belleza natural y se presta para el turismo en pandemia y post pandemia, especialmente por la territorialidad y el espacio que tenemos y si a esto le agregamos infraestructura turística habilitante para el desarrollo de la experiencia turística, nos parece adecuado para proyectar el turismo como eje de crecimiento económico para esta región”, comentó Patricio Bastías.

Los esfuerzos por hacer crecer la denominada “industria sin chimeneas” en Villa O’Higgins hicieron eco en el Gobierno Regional de Aysén, quienes apoyaron con financiamiento para esta iniciativa, hecho que fue agradecido por la máxima autoridad comunal, que en su gestión apunta a hacer del turismo un foco de desarrollo para la comuna más austral de la región.