El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Coyhaique condenó a Hansgionier Guerrero Marín a la pena de siete años de presidio efectivo, como autor de tráfico de estupefacientes; y a cumplir 5 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autor de dos delitos de almacenamiento pornográfico infantil. Ilícitos perpetrados en marzo de 2020, en la comuna de Cisnes.
Coyhaique.- En la causa, el tribunal condenó, además, a Julio César Carmona Acevedo penas de cinco años de presidio, como autor de un delito de tráfico ilícito de estupefacientes, cometido en marzo de 2020 en la comuna de Cisnes.

En fallo unánime (causa rol 48-2020), el tribunal –integrado por los magistrados Mónica Coloma Pulgar (presidenta), Javiera Alarcón Zurita y Rosalía Mansilla Quiroz (redactora)– aplicó a ambos imputados la accesoria legal de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

Así también, el fallo consigna la multa de 20 unidades tributarias mensuales (UTM) para Julio Carmona Acevedo y de 30 UTM para Hansgionier Guerrero Marín.

Asimismo, y una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas de los sentenciados para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Respecto del sentenciado Carmona Acevedo, reuniéndose los requisitos legales, la pena corporal se sustituye por la libertad vigilada intensiva, por el plazo de cinco años, tiempo durante el cual deberá sujetarse al control y vigilancia permanente de un delegado de Gendarmería de Chile y cumplir el plan de actividades que éste elabore conforme a la ley.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que el 18 de marzo de 2020, los acusados Hansgionier Guerrero Marín y Julio César Carmona Acevedo, se dirigían hacia la comuna de Coyhaique en el vehículo marca Nissan cuando fueron fiscalizados por personal de OS7 de Carabineros, apoyados por el ejemplar canino detector de drogas.

El can detectó al interior del vehículo, específicamente en el portamaletas, un pack de leche marca Soprole y que en una de sus cajas ocultaban dos contenedores de una sustancia en polvo color blanco que analizada dio como resultado la presencia de cocaína clorhidrato, arrojando un peso neto de 35.14 gramos y 523 gramos, respectivamente. En el mismo lugar y en el interior de un parlante, los imputados trasladaban tres contenedores de una sustancia en polvo color blanco de un peso neto de 728 gramos, 659 gramos y 708 gramos respectivamente, que también arrojó que se trataba de cocaína clorhidrato.

Además de la droga incautada los imputados portaban las siguientes especies: Julio César Carmona Acevedo portaba un teléfono celular marca Huawei a través del cual efectuaba coordinaciones para la venta de droga y la suma de $91.000 en dinero en efectivo.

El imputado Hansgionier Guerrero Marín portaba la suma de $303.500 en dinero en efectivo y en el interior del automóvil marca Nissan PPU JHHB-94, en el costado del freno de mano transportaba un teléfono celular marca Samsung en el cual además contenía material pornográfico infantil y un teléfono celular marca Blackberry, a través de los cuales efectuaba coordinaciones para la venta de droga y la suma de $12.320.