Ingresaron 9.944 casos a las Fiscalías de la región, cifra compuesta principalmente por delitos asociados a infracciones a las normas sanitarias y de salud pública; a estafas y al uso fraudulento de tarjetas y otros medios de pago y violencia al interior de la familia y de género.
Aysen.- Usando la tecnología actual, el Fiscal Regional, Carlos Palma Guerra, compartió con altas autoridades nacionales, regionales y representantes de la comunidad, la cuenta pública anual de la institución encargada de dirigir la investigación de los delitos y la persecución penal.
“Vivir en un contexto sanitario nunca antes visto en el mundo, ha implicado nuevos esfuerzos para adaptarse a una realidad cambiante y con elevados niveles de incertidumbre”, comentó el fiscal Palma en el marco de una ceremonia transmitida por Zoom y Youtube y que está disponible en el link: https://www.youtube.com/watch?v=p6TdZcIgNZg

PRINCIPALES DELITOS
“Durante el año 2020, ingresaron a nuestras Fiscalías 9.944 casos, cifra levemente superior a la del año 2019, y compuesta principalmente por delitos asociados a infracciones a las normas sanitarias y de salud pública; a delitos económicos vinculados a estafas y al uso fraudulento de tarjetas y otros medios de pago; a delitos constitutivos de violencia al interior de la familia y de género; a delitos contra la propiedad relacionados principalmente con daños simples, incendio y abigeato, y finalmente, a amenazas y faltas penales, dando cuenta los citados delitos de aproximadamente el 60% de nuestros ingresos”, explicó el líder de los fiscales en la región de Aysén.
“De acuerdo a lo expuesto, nuestra realidad delictual presenta algunas diferencias respecto del resto del país, donde son los delitos contra la propiedad, especialmente aquellos relacionados con robos en cualquiera de sus formas (en lugar habitado o no habitado, con violencia o intimidación, por sorpresa o con fuerza) son los que concentran la mayor incidencia anual”, añadió el Fiscal Regional.

TÉRMINOS
“Siempre hemos sostenido que los términos de mayor calidad, son aquellos que son sancionados por un tercero imparcial, esto es, por los Tribunales de Justicia. Me refiero a términos tales como las sentencias, los sobreseimientos, las suspensiones condicionales, los acuerdos reparatorios y las decisiones de no inicio de la investigación, que internamente denominamos salidas judiciales y que durante el año que recién terminó ascendieron al 67 % del total de términos de la región, superando por amplio margen el promedio nacional que llegó al 42 %”, añadió el persecutor penal.
“Son 25 puntos porcentuales más que el promedio de todas las Fiscalías del país, realidad que denota un compromiso inequívoco con la persecución penal en la región de Aysén y que nos sitúan por tercer año consecutivo como la fiscalía que tiene los mejores resultados de Chile en la materia”, sostuvo Palma en su cuenta pública audiovisual.

MENOR ARCHIVO DEL PAÍS
Respecto de los archivos provisionales, uno de los términos más cuestionados por la comunidad, en que la propia Fiscalía decide concluir el procedimiento, porque no hay pruebas que permitan avanzar en la persecución penal, el fiscal Palma dijo que los términos regionales por archivo provisional durante el año 2020 alcanzaron el 26 % del total de términos, en circunstancias que el promedio nacional fue de 47%. “Son 21 puntos porcentuales que nos separan del promedio que considera a todas las fiscalías del país, ubicándonos nuevamente y por tercer año consecutivo, como la región con el menor archivo provisional de todo Chile”, manifestó.
“Me enorgullece citar los resultados de nuestra persecución penal, porque se constituyen en los mejores guarismos de la institución y porque nos mantienen en un lugar de privilegio desde el año 2018, lo que implica que la constancia y dedicación de todo el equipo se mantiene intacto, y que nuestra promesa de dirigir eficazmente las investigaciones penales y ejercer la acción penal pública proponiendo siempre la mejor solución al conflicto, son promesas que se cumplen en la región de Aysén, tal como lo demuestran las cifras”, argumentó el Fiscal Regional, Carlos Palma Guerra en el marco de su cuarta cuenta pública anual.