El sendero Bosque Encantado es uno de los principales atractivos del Parque Nacional Queulat, el cual ahora permanece cerrado por determinación del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), debido a constantes derrumbes y aludes que se han producido en este sector. A través de diversos monitoreos, realizados por guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), se pudo constatar que hay personas que están ingresando de manera furtiva a este atractivo turístico.

Referente a esto, la entidad forestal muestra su preocupación y realiza un llamado, tanto a los operadores turísticos del sector como a los visitantes, a no arriesgarse e ingresar a este atractivo del Queulat, que si bien tiene una belleza escénica envidiable, puede presentar un grave peligro para quienes ingresen.

El director regional de CONAF, Andrés Bobadilla Labarca, mostró su preocupación y realizó un llamado a la comunidad señalando que “nosotros estamos informando constantemente, a través de nuestros guardaparques y otros medios, que este sendero se mantiene cerrado. La verdad es que estamos preocupados porque en monitoreos realizados en el sector nos hemos dado cuenta que estas medidas no se están respetando y se ha visto a personas en lugares que no están permitidos y que presentan un alto riesgo para su integridad. A raíz de esto es que hacemos un llamado a respetar este cierre y que los visitantes puedan disfrutar de otros bellos atractivos de este parque sin comprometer o arriesgar la vida”.

A lo anterior, el director de la institución forestal manifestó que hace un par de semanas se sorprendió a una familia cruzando con un niño menor de 8 años el arroyo que da acceso al sendero y que es muy correntoso. En la oportunidad no sucedió nada, de lo contrario tal vez se estaría lamentando una desgracia por no respetar el cierre de este sector.

Cabe señalar que los guardaparques están monitoreando continuamente el lugar, informando sobre los riesgos que pueden correr los visitantes que en un actuar temerario pueden arriesgar su integridad física cruzando un arroyo correntoso o sean sorprendidos por un deslizamiento de tierra en esta zona no habilitada para visitantes del Parque Nacional Queulat.