Hace nueve años durante los meses de febrero y marzo la región de Aysén se movilizó buscando mayores oportunidades y que se resuelvan problemas que históricamente han afectado a la zona en temas de salud, conectividad, educación, vivienda, entre otros.
Aysen.- El Movimiento Social de Aysén ocurre mientras el país era gobernado por la misma administración que dirige hoy en día Chile y que es presidido también por Sebastián Piñera. Sin embargo, sus compromisos y acuerdos no se han cumplido, o si ha ocurrido, ha sido muy mínimo.
Es precisamente en el desarrollo del Movimiento Social de 2012 que se produjeron manifestaciones, tomas de camino y donde la región en sus distintas localidades se sumó a esta gran protesta, de igual forma, llegaron cientos de efectivos policiales directamente a reprimir a los aiseninos y aiseninas.
Es a raíz de esto último que hubo varias personas que perdieron un ojo producto del desmedido actuar de Carabineros, llegándose a conformar la agrupación de victimas del movimiento social, que hasta el día de hoy cuenta con el apoyo del abogado, Cristian Cruz.
“Hace 9 años, la primera vez desde el retorno a la democracia, se dieron violaciones masivas y sistemáticas a los derechos humanos, a los derechos fundamentales, una agresión a la población civil, hombres, mujeres, niños, ancianos, en la región de Aysén. Pero también hace 9 años la gente se organizó, trató de resistir a esa agresión y nos dieron grandes lecciones”.
El conocido abogado en causas de derechos humanos, también señaló que los entes policiales y el ejecutivo parecieran premiar a quienes atacan al pueblo.
“Algunos de los personajes que participaron de la represión en Aysén, como premio ascendieron y dirigieron parte de la represión en Santiago y en otros lugares tras el estallido social. Autoridades que estaban a la época haciendo o ejerciendo labores relevantes, con los años hemos visto que han llegado al rango de Intendente, sin tener ningún costo por su falta de capacidad, no solo de dialogo, sino que principalmente saber escuchar y pedir perdón. Porque transcurrido tanto tiempo, esas autoridades no solo no pidieron perdón, sino que sabemos que algunos se beneficiaron ellos a través de sus hijos u otros recibiendo becas, bonos, que en definitiva otros ganaron en la calle con pérdida de ojo, con pérdida de trabajo, con pérdida de oportunidades, con negación de justicia”.
Cruz, afirma además que en la época del Movimiento Social, el Ministerio Publico pudo hacer algo por las víctimas, pudo estar del lado de quienes resultaron afectados por el actuar policial, pero sin embargo, “y a riesgo de ser majadero, necesario es recordar lo que hizo el Ministerio Publico, abandonar a las víctimas, no investigó, dijo no, aquí la justicia civil no va a investigar, el Ministerio Publico no se va a pronunciar sino que va a ser la justicia militar”.

Claudio Gallardo “falleció esperando justicia… producto del proceder de un delincuente vestido de carabinero”

Durante estos 9 años hubo personas que fallecieron esperando una resolución judicial, esperando que exista un pronunciamiento de los entes que corresponde, es el caso de Claudio Gallardo, al cual hace mención el abogado Cristian Cruz.
“Falleció esperando justicia una de las víctimas que perdió un ojo, no murió producto de esa lesión, pero sus oportunidades se fueron apagando lentamente, lo que le quedaba de vida producto del proceder de un delincuente vestido de carabinero y nuestras autoridades no se conmovieron. Hasta el día de hoy estamos esperando el pronunciamiento final de la justicia en esa causa o en su caso”.

“Teófilo no solo perdió un ojo, perdió la visión del otro, los perdigones hasta el día de hoy están alojados en su cuerpo”…

La primera víctima del movimiento social a quien un alto oficial de Carabineros le disparó a corta distancia llenando su rostro y cuerpo de balines y mutilando un ojo fue, Teófilo Haro, caso en el que se determinó la responsabilidad del entonces, teniente coronel Víctor Follert, pero que hasta el día de hoy no existe un pronunciamiento final de la justicia militar.
“En el caso de Teófilo Haro, la primera persona de la región y de la comuna de Aysén que perdió uno de sus ojos por los disparos de un delincuente vestido de carabinero. La institución hizo todo lo posible, no solo por la impunidad, sino que cuando ya se supo quién era el responsable por dilatar y hasta el día de hoy seguimos esperando la palabra final. Teófilo no solo perdió un ojo, perdió la visión del otro, los perdigones hasta el día de hoy están alojados en su cuerpo”.
El abogado de las victimas del Movimiento Social de Aysén, afirmó también que Carabineros actuó con tanto nivel de maldad que, utilizaron balines con cierto porcentaje de plomo.

“En el movimiento social el Presidente, no hizo nada por proteger la vida de los aiseninos, miró al lado”…

“Estudios universitarios nos han dicho que las municiones empleadas en la época tenían plomo y el plomo es un veneno. Ese es el nivel de maldad con que actuaron los mandos policiales, porque si sabían que tenía plomo la munición, entre comillas, menos letal, pues tirarle plomo, tirarle veneno a alguien, nos habla solo de una mente perversa, de un irrespetuoso a la vida y al dolor de otro”.
Son 9 años donde las victimas continúan a la espera de justicia y de alguna reparación que reconozca el daño causado, añadió el abogado.
“A 9 años se sigue esperando justicia, se sigue esperando una reparación desde el Estado, porque aquí no solo hay que entender el rol del Ministerio Publico, del Poder Judicial, sino que desde el Estado y el Estado lo encabeza el Presidente de la Republica. Y 9 años después, el mismo que encabezaba ese Estado, en un ensayo de lo que sería octubre de 2019, no hizo nada por proteger la vida de los aiseninos, miró al lado, no hubo sanción, no hubo un castigo, no hubo una modificación, no hubo nada”, puntualizó Cristian Cruz.