En el marco de una nutrida agenda de actividades en la zona sur de la región, el Seremi de Vivienda y Urbanismo, Diego Silva, junto a la Gobernadora Vanessa Vásquez y el Director del Serviu Nelson Quinteros, realizaron el miércoles una visita a terreno para verificar el avance en las obras de mejoramiento de la plaza de armas de Chile Chico.

En el recorrido, que contó con participación de dirigentes y vecinos, las autoridades pudieron comprobar un avance cercano al 40 por ciento en los trabajos que ejecuta la empresa Ingeniería Civil Aysén SPA y que buscan dotar de una renovada y llamativa imagen al principal espacio público de la comuna.

El Seremi de Vivienda, Diego Silva, precisó que se trata de una obra que implica una inversión que bordea los 700 millones de pesos del Programa de Espacios Públicos del Minvu, donde se contempla una profunda intervención orientada no solo a mejorar la imagen de la plaza sino también a ofrecer a los residentes y turistas espacios seguros, modernos e inclusivos. “En este recorrido hemos podido comprobar que el proyecto se sigue ejecutando con normalidad, dando vida a un espacio renovado, acorde a lo que nuestra comunidad necesita y se merece. Con estas obras además seguimos dando impulso a la reactivación económica y social que impulsa nuestro Gobierno para hacer frente a las complicaciones que ha traído la pandemia desde el año pasado. Es decir, incentivamos el movimiento económico local, creamos nuevos empleos y al mismo tiempo damos respuesta a una antigua demanda de los vecinos y vecinas, sumando avances concretos en las principales áreas de interés de la comunidad, como vivienda, pavimentación y espacios públicos”, indicó.

La Gobernadora Vanessa Vasquez expresó también su satisfacción de ver que las políticas y programas del Gobierno siguen llegando con obras concretas a la comunidad. “Agradecer al Ministerio de Vivienda la priorización de este gran proyecto. En un momento se vio dificultoso, pero más allá de los recursos destinados, lo destacable es la importancia social que se está dando a estos proyectos. Como decíamos el hacer sociedad, el hacer comunidad, se da en estos espacios públicos y es por eso que para el Gobierno del Presidente Piñera es tan importante garantizar estas instancias de convivencia. Sin duda en este llamativo proyecto se confirma lo relevante y fundamental que es planificar la ciudad, ponerle cariño, inteligencia y mucho respeto por el medio ambiente”, afirmó.

De igual forma el Presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, Jaime Pradenas, valoró la invitación al recorrido, ya que de esa forma se puede transmitir información actualizada a los vecinos y vecinas. “Había algo de inquietud y temor de que los árboles fueran sacados, pero finalmente se aclaró la situación, se nos explicó el proyecto y van a sacar solo dos ejemplares y se van a plantar una cantidad considerable de árboles nativos, lo que nos deja tranquilos. También se consideró una pileta, que es algo llamativo entre las tantas cosas que forman parte de este proyecto que se está haciendo con mucho cariño desde el Ministerio de Vivienda. Sabemos que la plaza es la puerta de entrada a la localidad y por eso es bueno que se consideren todos estos cambios, con accesos inclusivos, pensados para toda la comunidad, así que ojalá se siga trabajando en esa línea en el futuro”, manifestó.

El proyecto de mejoramiento de la plaza de Chile Chico considera un plazo de término para fines de agosto próximo, con más de 13 mil metros cuadrados a intervenir, donde se mejora la zona de juegos infantiles y la zona cívica, creando nuevos espacios de uso múltiple cultural y turístico, que revitalizan sectores que no eran utilizados.

El diseño incorpora también una pileta en el centro de la plaza y para seguridad de los usuarios se diseñaron nuevos recorridos peatonales, con baldosas especiales y palmetas de caucho en zona de juegos, lo que se complementa con la instalación de 23 nuevas luminarias peatonales. También se contemplan 42 escaños, 4 bebederos, 8 mesas para juegos y 21 basureros, elementos que se diseñaron en acero, madera y hormigón. Además la obra contempla en todos sus aspectos el concepto de accesibilidad universal, incluyendo al lado de los escaños un espacio para acomodar sillas de ruedas o coches de bebe, según lo exigido por la normativa vigente.