Con una gran alegría, pero también con mucha precaución, tomando todos los resguardos ante la emergencia sanitaria por el Covid 19, se realizó este viernes en Balmaceda la ceremonia de entrega de certificados de subsidio habitacional para las 50 familias integrantes del comité Huilli Ruka, encuentro donde participaron autoridades regionales y locales.

Cabe consignar que se trata de un comité integrado en su mayoría por familias descendientes de pueblos originarios que si bien viven actualmente en Coyhaique, en su mayoría como arrendatarios o allegados, decidieron trasladarse a Balmaceda, localidad ubicada a unos 50 kilómetros al sur de la capital regional, donde se están construyendo actualmente sus soluciones habitacionales definitivas.

El Presidente del Comité Huilli Ruka, Juan Vásquez, agradeció por los subsidios y destacó los pasos que se han ido logrando en base a un trabajo serio y responsable con las autoridades y con su Entidad Patrocinante DALCO Limitada. “Es la diversidad de lo que somos como región y lo que tenemos que ir aprendiendo. Es un desafío entender esta diversidad, por eso el llamado a las autoridades y a los que van a ser, es que no olviden este concepto y que nos vayamos viendo como hermanos, hermanos mapuches, hermanos colonos, ya que finalmente todos habitamos la misma tierra. No ha sido fácil este proceso, pero en lo peor de la pandemia se armó un equipo interesante, al que se fueron sumando personas de distinto pensamiento y de distinta visión de mundo y yo creo que esa es la forma de trabajar”, manifestó.

De igual forma la dirigente Sandra Vargas valoró el apoyo recibido y agradeció la posibilidad de ver ya resultados concretos. “Yo tengo mi casa y soy agradecida de Dios, pero hoy doy gracias por estas familias que van a ser hermanos de vida, hoy me siento más halagada y satisfecha por todo lo que hemos logrado”, precisó.

El Seremi de Vivienda, Diego Silva, destacó la calidad de las soluciones que se están entregando en toda la región, las que reflejan la esencia de la actual política habitacional del Gobierno. “Dejamos atrás la política habitacional de los 90, donde se ponía el énfasis en atacar el déficit. Hoy estamos trabajando no solo en una mejor calidad de la vivienda sino también en un mejor entorno y lo que se viene es esto, son estas casas y hacer crecer a Balmaceda también. Asumimos que el Estado debe hacerse parte y es lo que hemos estado trabajando con la Gobernación, con la Intendencia, porque la integración social no solo significa poner viviendas en un lugar determinado sino hacernos cargo de que tenga un buen colegio, una posta cerca, que tengan transporte, de eso se trata. Como dijo el Presidente Piñera en 2018 la integración social llegó para quedarse y eso es lo que hemos estado impulsando con fuerza desde nuestro Gobierno”, manifestó.

Tras la entrega de los certificados de subsidio la Intendenta Margarita Ossa envió un mensaje de unidad y optimismo a las familias, reiterando que el Gobierno seguirá atento para atender sus demandas y necesidades. “Ha sido una ceremonia marcada por lo intercultural, un trabajo mancomunado que se ha hecho desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo para poder hacer entrega de estos certificados a 50 familias que desde octubre del año pasado han iniciado un proceso –junto a los comités– para poder llegar a estas instancias de entrega de sus viviendas que se va a producir en unos pocos meses más. Han trabajado de forma conjunta, siguiendo y desarrollando la idea y el proyecto que, desde el inicio de nuestro gobierno, nos ha encomendado el Presidente Sebastián Piñera que es propender a mejorar la calidad de vida de las personas”, afirmó.

Cabe recordar que el comité Huilli Ruka inició la ejecución de su proyecto habitacional en octubre del año pasado, en un terreno Serviu, el cual compartirán con otras 68 familias del Comité Los Colonos, dando vida a un gran conjunto habitacional que sin duda marcará significativamente la vida de la comunidad de Balmaceda, donde hoy viven cerca de 600 habitantes.

La obra es ejecutada por la empresa L y D con una inversión que alcanza los 2 mil 600 millones de pesos, donde se suman los recursos provenientes del Ministerio de Vivienda, el ahorro de los vecinos y el aporte realizado por el Gobierno Regional para complementar los costos del proyecto.