Contempla un sistema gratuito de mediación al que los ciudadanos podrán acudir sin necesidad de un abogado, un procedimiento oral por audiencias y mayor cobertura.

Coyhaique.- Modernizar un sistema que busca entregar más y mejor justicia a las personas, es el objetivo central de la nueva Reforma Procesal Civil, iniciativa presentada esta mañana por el Presidente Sebastián Piñera y el Ministro de Justicia y DD.HH, Hernán Larraín, y que fue valorada por las autoridades regionales de Aysén.

Cabe mencionar que el objetivo de la Reforma Procesal Civil es terminar con la ineficacia de un sistema judicial que no responde a las necesidades del Chile actual, en problemas tan comunes como incumplimientos de contratos, negligencias médicas, deudas impagas por arriendo, cobro de gastos comunes, facturas impagas y particiones de herencias o liquidaciones de sociedades conyugales, que derivan en procedimientos engorrosos y de larga duración.

Como antecedente, antes de la pandemia, más de la mitad de las causas que ingresaron a tribunales (57%) correspondían a conflictos relacionados a justicia civil. Es decir, este es el sistema de justicia más usado por los chilenos y chilenas, pero el menos moderno, tanto en el país, como en el resto de Latinoamérica.

Respecto a esta iniciativa, la Intendenta Regional, Margarita Ossa, explicó que “hoy el Presidente Sebastián Piñera junto al Ministro Hernán Larraín anunciaron el envío al congreso del proyecto de ley de Reforma Procesal Civil. Una iniciativa que forma parte de la agenda de Justicia, y que busca acercar y mejorar el acceso a la justicia de toda la ciudadanía, derribando barreras como son el tiempo y costos para los usuarios. Además se pretende aumentar la eficiencia del sistema y potenciar su transparencia”.

Dentro de las principales innovaciones de la Reforma Procesal Civil están un sistema gratuito de mediación al que los ciudadanos podrán acudir sin necesidad de un abogado, para resolver sus conflictos en forma rápida y dialogada frente a un profesional idóneo que propicie tal acercamiento, un procedimiento oral por audiencias, que garantizará la relación directa del juez con las partes y la prueba, con plazos breves para dictar sentencias, y con trámites más reducidos, vías remotas para la realización de determinadas actuaciones y diligencias la Reforma consagra vías remotas para la realización de determinadas actuaciones y diligencias, mayor cobertura se pasará de 136 a 164 comunas del país donde el ciudadano contará con servicios de justicia civil, gracias al aumento de tribunales civiles y el otorgamiento de mayores competencias a tribunales comunes, entre otras.

Por su parte, el Seremi de Justicia y DD.HH, Luis Prieto, sostuvo que “pretendemos avanzar hacia una mejor justicia civil, ya que nuestro actual sistema normativo en dicha materia, adolece de la celeridad que la ciudadanía demanda en estos tiempos, por ello, buscamos cambiar el paradigma con esta reforma, que se complementa con otras iniciativas de nuestra cartera ministerial, al centrarnos en un acceso real de las personas a la justicia”.

Nombramientos
Respecto a la segunda iniciativa, ella dice relación con cambiar el sistema de nombramiento de Jueces, con lo que se busca fortalecer la independencia interna de los jueces, cerrando los espacios de discrecionalidad de los superiores jerárquicos; y establecer un sistema de selección basado estrictamente en el mérito, entre otros aspectos.

Para ello, el proyecto propone crear una Comisión Nacional de Nombramientos Judiciales, que será un organismo con autonomía, que dirigirá el procedimiento y tendrá que resolver siempre mediante una resolución colegiada y fundada. Dicha comisión nombrará a Ministros de Cortes de Apelaciones, jueces y fiscales judiciales. Respecto a las designaciones de Ministros de Corte Suprema, si bien el mecanismo actual no se cambiará, sí se incorpora al proceso la realización de concursos públicos en igualdad de condiciones tanto para los cupos destinados a candidatos internos del Poder Judicial como para los externos, como también se elimina la integración de la quina por “derecho propio”.
Finalmente, la Comisión Nacional de Nombramiento de Jueces estará integrada por un miembro designado directamente por el Presidente de la República, que lo preside; dos miembros designados por la Corte Suprema, previo concurso público; y dos miembros designados por el Senado, previo concurso público.