Aysen.- Cerca de la localidad de Villa Ortega y a 34 Km. de Coyhaique, capital de la Región de Aysén, se encuentra el Cerro Rosado. Este imponente macizo con su color característico se proyecta como un lugar de mucha importancia para investigación paleontológica, ya que cuenta con sitios de bosque petrificado de alto valor científico.

La expedición organizada por Tehuelches Producciones y conformada por un lugareño, un paleontólogo, un realizador audiovisual y un periodista, recorrió estos sitios para constatar la existencia y conservación de los afloramientos y realizar un registro audiovisual y, a su vez, evaluar su potencial paleontológico para proyectar futuras investigaciones. Además, luego de la expedición se buscará poner en valor los sitios paleontológicos que aquí se encuentran y contribuir a la conservación de estos lugares patrimoniales.

El equipo guiado por el lugareño y emprendedor turístico, Luis Acevedo, fue adentrándose en un sendero flanqueado por la espesura del bosque caducifolio y cruzado por arroyos, hasta llegar a un campamento base ubicado en las proximidades de la Laguna Cerro Rosado. Desde este lugar partieron al primer sitio, ubicado frente a una de las laderas del macizo. En este lugar fue posible apreciar fósiles en superficie de distintos tamaño color y forma, así como constatar que es un lugar con poca intervención humana.

“esta sitio tiene un carácter volcanoclástico, estamos hablando de material expulsado por volcanes con mucha energía. Este en realidad fue un bosque sepultado y eso es sumamente interesante”, expresó el paleontólogo, Leonardo Pérez Barría, al ver la magnitud y espectacularidad del lugar.

Regresando al campamento base, el equipo se dirigió al otro sitio, caminado por un sendero que bordea uno de los afluentes de la laguna, el que Acevedo conoce muy bien, para luego recorrer la ladera hasta divisar la quebrada del Corrientoso y subir por un sector de piedra laja, hasta llegar al segundo sitio.

Pérez, junto con relatar que se trata de un sitio único en la región y uno de los mejores del país en cuanto a cantidad de fósiles como a su estado de preservación, resaltó que “es tremendamente relevante porque en esta investigación preliminar pudimos constatar que en esta localidad hay troncos in situ, esto quiere decir que están insertos en la capa de roca y esto abre las puertas para hacer una serie de estudios para entender mucho mejor en qué consiste este depósito”, indicó el paleontólogo.

Luego de recorrer y ver en superficie gran cantidad de fósiles de distintas características, el equipo descendió por la ladera este y se pudieron percatar que había pircas donde se encontraban amontonadas grandes cantidades de fósiles, que han sido amontonadas por posibles “huaqueros” (saqueadores), a lo que se presume se llevarían con posterioridad. Esto es una muy mala señal para estos sitios arqueológicos que tienen un tremendo potencial para la ciencia y también el turismo de intereses especiales, a lo que el paleontólogo señala que “por unas parte es un daño al patrimonio nacional y por otro puede perjudicar las posibilidades de investigación”.

A pesar de este lamentable hecho, Pérez asevera que “hay mucho entusiasmo con el futuro de esta investigación y para apoyar en lo que sea necesario para tomar acciones y salvaguardar estos sitios que son tan delicados y que son muy acotados pero que tienen enorme potencial”.

Finalmente, cabe señalar que esta investigación preliminar ha llamado la atención de distintos científicos especialistas en paleobotánica y se está conformando un grupo de investigadores, que pronto visitarán estos sitios para investigar en profundidad y descifrar los secretos del bosque petrificado del Cerro Rosado.

Para mayor información sobre la expedición https://youtube/qvNhnSwll5lc