Legisladora presidió este lunes sesión donde se contrastaron las versiones de la empresa, organismos públicos y representantes de vecinos y vecinas que han presentado acciones administrativas y legales exigiendo evaluación de impacto ambiental y participación ciudadana.
Valparaíso.- Con la frase “yo cuando estuve vi la cascada, vi los pozones y vi la intervención” la presidenta de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, Ximena Órdenes, replicó al gerente de Edelaysén, Marcelo Bobadilla, sus afirmaciones de que todas las críticas a la construcción del proyecto Los Maquis están basadas en versiones tergiversadas de la realidad.
La legisladora preside dicha instancia, integrada además por los senadores Isabel Allende (PS), José Durana (UDI), Alfonso de Urresti (PS) y Rafael Prohens (RN). El objetivo de la sesión fue “conocer y analizar las razones por las cuales el proyecto hidroeléctrico central Los Maquis, ubicado en Puerto Guadal, región de Aysén, no ingresó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, habiéndose autorizado su funcionamiento vía consulta de pertinencia”.
“Ellos quiere ganar sobre la base de lo que dicen las redes sociales” fue la frase que utilizó Bobadilla para referirse a las imágenes y videos que ha publicado la red Los Maquis Libre para denunciar las intervenciones de las obras en el sector. Agregó que en este sentido todas las acciones legales y administrativas de la comunidad han sido rechazadas, aunque todavía queda pendiente lo que resuelva el Tribunal Ambiental de Valdivia.
En este sentido, Órdenes recordó que “los tribunales harán su trabajo, pero yo estoy convencida de que los estándares de Chile son bajos”. E hizo una pregunta genérica: “Si el proyecto es tan inocuo, ¿por qué no evaluarlo?”.
En la reunión el asesor legal de los vecinos y vecinas, Erwin Sandoval (del Estudio Jurídico LAWen), se refirió a los dichos de la empresa, cuyos ejecutivos aseguraron que los temas ambientales han sido analizados por el proyecto. “Los antecedentes empezaron a aparecer cuando la comunidad reclamó. Yo le puedo hacer llegar los expedientes administrativos. La consulta de pertinencia fue una carta de no más de 20 páginas, con un estudio de estimación de impactos al valor del paisaje que ni siquiera estaba firmado por un profesional” explicó. Agregó que esto luego se complementó con una carta de 50 páginas, la que “no acompañó ningún estudio adicional, y con eso se pronunció el Servicio de Evaluación Ambiental, en agosto de 2019”.
“Lo que han intentado, desde entonces, es parchar, sin lograrlo por lo demás, una decisión adoptada sin antecedentes suficientes en agosto de 2019, con antecedentes acompañados en 2020 y 2021” especificó.
También expuso la representante de la Corporación Chelenko, Jasmia Yáñez, quien hizo un repaso sobre la importancia de la Zona de Interés Turístico (ZOIT), considerando que el proyecto Los Maquis se construye al interior del polígono. “Hoy la ZOIT Chelenko está posicionada, es un ejemplo, y eso nos insta a seguir trabajando por que nuestro objeto de conservación, que es nuestro territorio, nuestro patrimonio, nuestra biodiversidad, sea respetado y se respete también la opinión de las comunidades que han sido involucradas desde hace tantos años” puntualizó.
Por su parte, el ingeniero hidrólogo Dr. Alejandro Dussaillant señaló en la ocasión que “el desvío de caudales cepillaría o sacaría 1.100 l/s, si es que el caudal supera ese valor, por tanto va a afectar mucho a las crecidas media, aquéllas entre 700 y 2000 l/s, que no sabemos cómo impactaría a la biota del sistema fluvial, insectos, peces y plantas, porque no hay antecedente al respecto. No hay estudios”. Agregó que “más crucial aún, no se detalla cómo va a ser la operación de la central…. ¿van a generar con hydropeaking o no?, que significa que podría pasar el río Los Maquis y, por supuesto, la cascada desde 1.466 a 366 l/s y viceversa, en un mismo día, quizás en unas pocas horas”. Y se preguntó: “¿Cómo se va a mitigar el impacto en el patrimonio natural, la biota, el ecosistema y el medio cultural?”. Dussaillant indicó que “tampoco se hace referencia al manejo de sedimento, que algo va a arrastrar ese río desde su cuenca de aguas arriba”.
“En suma, hay información insuficiente para poder estimar los impactos” concluyó.