El legislador se refirió a la iniciativa como un merecido reconocimiento, destacando el hecho que en la región de Aysén hay una gran cantidad de población que es descendiente indígena.
Valparaíso.- Como un gran paso calificó el diputado Miguel Ángel Calisto el avance legislativo del proyecto que establece como feriado el 24 de junio para celebrar el día de los pueblos originarios, iniciativa que a juicio del parlamentario “es un merecido reconocimiento, especialmente en nuestra región donde hay mucha población con descendencia indígena”.
Según el legislador, “después de una tramitación expedita, logramos sacar adelante el proyecto que declara el día 24 de junio como feriado donde vamos a celebrar a los pueblos indígenas de nuestro país. Hay que considerar que nuestra región es la tercera con mayor presencia de población indígena, estamos hablando de un 28,7%, lo que sin duda representa el sentido de pertenencia que tenemos lo ayseninos con nuestros pueblos originarios”.
“Por estos motivos, era tan urgente tener un día especial donde también las comunidades puedan realizar sus actividades, y en el caso de la gente del pueblo Mapuche, celebrar el We Tripantu, un día sagrado donde se conmemora el inicio de un nuevo año”, indicó.
Calisto agregó que “el proyecto original eliminaba el feriado del 29 de junio, Día de San Pedro y San Pablo, para reemplazarlo por esta nueva conmemoración. Pero finalmente, aprobamos mantener este feriado y en reemplazo, eliminar el 12 de octubre, cambio que ahora deberá ser debatido en el Senado en tercer trámite”.
Por su parte, Juan Vásquez, de la asociación Mapuche We Folil, indicó que “creo que estamos viviendo un tiempo donde se reconoce que estamos viviendo en una sociedad plural, y en este pluralismo estamos reconociendo la existencia de los pueblos originarios. Recordemos que la ley indígena reconoce a diez pueblos originarios, más lo afrodescendientes”.
“Esta es una fecha muy importante para los pueblos indígenas en nuestro país. Para los Aysmara calza con la celebración del Machak Mara, para los Quechua el Intir Reima y para los Mapuche el we Tripantu, la nueva salida del Sol, el año nuevo. Para los chilenos también es la Noche de San Juan, que es la noche más larga y el día más corto”, afirmó.
Con respecto a lo que simboliza este día, Vásquez señaló que “esta celebración simboliza el nuevo ciclo lunar, y a la esperanza, porque desde ese día los días serán más largos, van a ir avanzando, como una zancada de gallo como decían los viejos Mapuche antiguamente”.
Finalmente, el dirigente indígena señaló que “esta legislación viene aparejada de lo que hoy vemos en la Convención Constitucional, con respecto a la aparición de los escaños reservamos para los Pueblos Originarios. Es muy importante este feriado, es claramente un reconocimiento, un avance en estos 210 años de existencia del Estado”.