Parlamentario insistió que dejar esto para el debate constitucional no corresponde, recordando que éste fue uno de los argumentos usados por senadores de oposición para rechazar la norma en comisión de vivienda de la Cámara Alta.

Valparaíso.- Este martes, se retomará el debate en el Senado del proyecto de ley sobre Integración Social y Urbana, el cual según expresó el senador David Sandoval apunta a “que el Estado, el MINVU, asuma un rol más protagónico en el diseño de la política pública en materia de vivienda”.
En esa línea, el parlamentario recordó que a nivel regional, hay 3.172 viviendas en condición de precariedad, según cifras de la Cámara Chilena de la Construcción (a nivel nacional, son poco más de 700 mil), lo cual hace necesario avanzar en esta norma. “Esta ley apunta a eso, a resolver este tipo de situaciones. Esperamos que esa discusión se reinstale adecuadamente para poder reorientar esas cosas, porque estamos hablando de un tema que le afecta a las familias”, indicó.
Por lo mismo, insistió que este tema no puede postergarse y dejarlo para el debate constitucional, el cual fue uno de los argumentos que senadores de oposición utilizaron para rechazar la iniciativa en la comisión de Vivienda de la Cámara Alta. “La constitución no va a decir que cada chileno tendrá derecho a una vivienda con determinadas características, sino que por el contrario, lo que va a decir es el marco global respecto de los derechos que va a tener la gente como una pensión digna, educación, medioambiente, etc”, puntualizó.
Sandoval recalcó que la ley tiene que tramitarse, pues hay que enfrentar el tema de la precariedad habitacional, recordando que en la región muchas familias construyeron sus viviendas “sin pedirle un clavo al Estado”. “El rechazo a este tipo de normas, termina por postergar que la gente pueda tener una solución cuando es tan posible hacerlo”, subrayó.
El legislador había señalado hace algunas semanas que “no queremos que los conjuntos habitacionales sociales terminen radicándose en la periferia, sin servicios esenciales”, destacando por ello el profundo sentido social del proyecto
“Los actuales niveles de desarrollo, de política en materia habitacional, hay que ponerle una inyección muy fuerte”, concluyó.