La unidad, cuyo objetivo es otorgar los cuidados necesarios de una hospitalización en el domicilio del paciente, ha logrado liberar casi 10 mil días/cama, entregando, además, mayor seguridad y compañía a los usuarios que pueden recuperarse en sus domicilios.

Coyhaique.- Hace dos años, Daniel Sandoval sufrió la amputación de un dedo del pie, producto de una diabetes avanzada, situación que lo ha llevado a ser, de manera intermitente, paciente de Hospitalización Domiciliaria, unidad del Hospital Regional Coyhaique cuyo objetivo es atender a pacientes con patologías que si bien son de cuidado, no implican que la persona deba estar internada en un hospital.

“Nada que decir de ellos, he sido bien atendido, son súper preocupados. Más que curaciones, me han ayudado a llevar la situación. Estoy muy agradecido de todos, contento porque estoy en mi casa. Me ha tocado estar hospitalizado y el hospital es aburrido, más ahora como está la situación”, cuenta don Daniel, uno de los más de mil pacientes que han sido atendidos por la Unidad de Hospitalización Domiciliaria (UHD) durante esta pandemia.

El rol de la UHD ha sido clave durante la emergencia sanitaria, no sólo porque ha logrado liberar un total de 9.910 días/cama, lo que permite mantener espacios disponibles para pacientes COVID y No COVID, sino también han realizado más de 10 mil atenciones, beneficiando a 1.066 usuarios con problemas puntuales de salud, con un tratamiento limitado en el tiempo. En efecto, ha sido un pilar fundamental en el proceso de rehabilitación de pacientes COVID que estuvieron intubados (traqueostomizados).

“Hemos podido hacer lo mismo que en el Hospital, pero acá, en el servicio domiciliario, con una buena respuesta. Además, así conocemos la realidad del paciente dentro de su hogar, dándole unos pequeños tips para que pueda manejar el ambiente y poder ayudar a su mismo seguimiento, observando los factores sociales de la enfermedad que también inciden en su buena evolución”, explica Daniel Jiménez, uno de los cuatro médicos que se desempeñan en la UHD.

Para lograr ese funcionamiento, el equipo de Hospitalización Domiciliaria a contar de marzo del año pasado, sufrió profundas transformaciones, gracias a lo que lograron aumentar su producción, lo que ha significado un respiro para los pacientes y sus familias debido a la imposibilidad de realizar visitas al establecimiento producto de la pandemia, lo que también ayuda a su recuperación por la cercanía de su entorno familiar.

TRNSFORMACIONES

En el contexto de la pandemia, este dispositivo del HRC duplicó su personal, pasando de 7 profesionales (2019) a quince en el año 2020, contando con un equipo multidisciplinario compuesto por médicos (4), enfermeras (4), TENS (4), kinesiólogos (2) y una fonoaudióloga. Además, ampliaron los días de atención: antes era de lunes a viernes, mientras que ahora, se realizan visitas domiciliarias los 7 días de la semana.

Dado el incremento en la atención de cupos, se adquirieron también portasueros, monitores de signos vitales e insumos para curaciones avanzadas y dar cobertura a las atenciones requeridas por los pacientes, incluyendo dos minibuses, donde se traslada diariamente al equipo multidisciplinario.

“Si bien nuestra adaptación no fue tan notoria como en otras unidades, hemos pasado a atender pacientes más complejos y con un enfoque multidisciplinario. Antes teníamos usuarios que requerían la atención de uno u otro profesional, pero ahora vienen destinados para ser atendidos por el equipo completo”, precisó José Francisco Butorovic, médico jefe de Hospitalización Domiciliaria.

El Dr. Butorovic enfatizó en la reconversión que han tenido no sólo como equipo, sino en el incremento en la oferta de prestaciones, lo que se traduce en mayor número de días/cama disponibles dentro del Hospital Regional Coyhaique. “Nuestro índice ocupacional aumentó a un 90%, ahora tenemos más cupos de atención disponibles. Somos una unidad que no ha parado desde que comenzó la pandemia”, sostuvo.

Por su parte, Claudia Pozo, enfermera jefe de Hospitalización Domiciliaria, indicó que los pacientes que son atendidos en esta unidad, son derivados mayormente de los servicios de Medicina, Cirugía y Urgencia mediante de una interconsulta emitida por su médico tratante.

“Nos envían los datos del paciente, hacemos una pauta y evaluamos sus condiciones de vivienda y psicosociales. Cuando se trata de adultos mayores o dependientes severos necesitamos que haya un cuidador de forma permanente. Una vez evaluadas esas condiciones y cuando el paciente ya está en casa, coordinamos la visita”, detalla la enfermera jefe.

La profesional agrega que a la fecha se han atendido 25 pacientes COVID en proceso de recuperación, la mayoría derivados desde Unidad de Paciente Crítico que requirieron traqueotomía y quedaron con secuelas de la enfermedad, teniendo que recibir rehabilitación kinésica, motora, respiratoria y atención fonoaudiológica. “Los pacientes se encuentran súper agradecidos de que vayamos a sus domicilios, y no tener que estar en condiciones de aislamiento, sin contacto con la familia. Están muy contentos de recibir las prestaciones de enfermería y de todos los funcionarios de la unidad”, sostuvo.