El parlamentario pidió al Gobierno convocar de forma urgente una reunión para abordar situación que afecta a Coyhaique.
Valparaíso.- Ante el alarmante aumento de emergencias ambientales en la capital regional en lo que va de 2021 en comparación con el año pasado, el diputado Miguel Ángel Calisto intervino en la sala de la Cámara para hacer una fuerte crítica a las medidas adoptadas para enfrentar esta situación, además de hacer un llamado al Gobierno a que convoque a las distintas autoridades nacionales a una reunión urgente para implementar medidas que permitan disminuir la contaminación atmosférica.
Según el legislador, “estamos en nuestro cuarto día consecutivo de emergencia ambiental producto de la contaminación por el uso de la leña. Estamos en una situación crítica. El material particulado fino 2.5 está matando a nuestros adultos mayores anticipadamente y generando serios daños a la salud de nuestras niñas y niños, es un verdadero cáncer”.
“Creo que hay un abandono por parte del Gobierno central, y nos están matando con el humo. Pido que el Gobierno ahora, de forma urgente, convoque a una mesa de contaminación en Coyhaique, donde estén presentes los Ministros de las distintas materias convergentes, para destrabar la burocracia en la implementación de programas de aislación térmica, de recambio de calefactores, se tomen decisiones en torno a la tarifa eléctrica y la eliminación del impuesto específico a los combustibles, con la intención de disminuir los niveles de contaminación atmosférica que tenemos en la región, particularmente en Coyhaique”.
Calisto agregó que “lamentablemente los gobiernos que han pasado y este gobierno siguen con medidas parche, medidas que no solucionan el problema que tenemos en Coyhaique, una ciudad que tiene mala ventilación y que ha registrado los niveles más altos de contaminación, siendo la ciudad más contaminada de Chile, de América y una de las más contaminadas del mundo”.
“Nos jactamos de ir a la COP 25 y llenarnos de plauso por los temas ambientales, cuando tenemos la embarrada en las ciudades del sur de Chile. El programa de recambio de calefactores no ha llegado a toda la gente, no es un programa expedito. Vemos que hay excesiva burocracia para la implementación de la aislación térmica, siendo que la contaminación parte en las propias viviendas”, señaló.
Finalmente, el legislador expuso que “nosotros nos levantamos con 10 grados bajo cero, incluso menos 17 en otras comunas de la región. hemos pedido hasta el cansancio que exista la eliminación del impuesto específico a los combustibles, lo que podría incentivar su uso para la calefacción. También tenemos problemas con el precio de la luz, algunas comunas pagan 380 pesos el kilowatt hora, mientras en Las Condes se paga 140”.