Más de 25 años tiene el Programa de Residencia Familiar Estudiantil (PRFE) de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) de Coyhaique, cuya iniciativa estatal –perteneciente al Ministerio de Educación– busca proporcionar alojamiento a estudiantes de la enseñanza media y superior en un hogar de una familia tutora que complementariamente brinda alimentación y apoyo afectivo, sobre todo para aquellos adolescentes y jóvenes que viven en sectores rurales.

Coyhaique.- En ese contexto, el pasado martes la Intendenta de la Región de Aysén, Margarita Ossa, realizó la esperada firma de convenio para que los fondos sean entregados a través del Ministerio del Interior a las 99 tutoras de la capital regional, y que dado al poco más de un año y medio de pandemia, el Gobierno mantuvo sus esfuerzos para entregar $161 millones infracción en el primer semestre.

“Este es un programa que busca que los estudiantes puedan trasladarse desde las localidades rurales a la urbana, para que puedan continuar sus aprendizajes en la enseñanza media y superior; y como Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, queremos apoyar a los jóvenes para que continúen sus estudios en hogares de familias tutoras, donde son ambientes controlados, en que los tutores se preocupan de su alimentación y contención emocional por las entidades ejecutoras de la Junaeb”, enfatizó la Intendenta Margarita Ossa.

El encargado del programa en la Gobernación Provincial de Coyhaique, Fabián Zúñiga, detalló que son 214 alumnos los que se verán apoyados por las 99 tutoras en la ciudad. “Tenemos un buen porcentaje de estudiantes que se quedan de lunes a lunes, especialmente aquellos que son de localidades aisladas. Por ejemplo, un caso de Villa O`Higgins, de Raúl Marín Balmaceda; hay chicos que son de Futaleufú, Palena, que obviamente no van los fines de semana a sus casas porque les queda muy lejos. Pero el 80% es de lunes a viernes de localidades cercanas, aunque se da prioridad a los chicos que están más lejos”, dijo.

Por su parte, la presidenta de las Tutoras de la Gobernación de Coyhaique, Jessica Saavedra, destacó con alegría el convenio firmado por la Intendencia de Aysén. “Esta es una labor en que las tutoras reciben a los jóvenes en marzo, nos paguen o no nos paguen, y los estudiantes llegan a las casas. Ahora estamos felices, manos a la obra, esperando que todas las tutoras de aquí al viernes reciban con cariño su plata”.

Asimismo, comentó que la labor que realizan las tutoras tiene relación a una función social porque “uno siempre está dispuesto a recibir a la familia del estudiante; en muchos casos de urgencia, porque la casa pasa a ser parte de la familia y la familia parte de la casa”.