Iniciativa, que ingresó a trámite en 2016 a la Cámara Alta, comenzó finalmente a ser debatida en general en la Sala del Senado

Valparaíso.- “El proyecto tiene una significación muy particular, más aún cuando hablamos de un mundo en el que estamos azotados por diferentes procesos de cambio climático, de lo cual nuestro país no ha estado exento”. Con estas palabras, el senador David Sandoval destacó la importancia del proyecto de ley que busca reformar el Código de Aguas.
Durante el debate en general de la norma, el parlamentario señaló que en nuestro país, la falta de suministro no es menor. “La CASEN de 2017, señala que cerca de 1,4 millones de personas no tienen acceso al agua potable o al alcantarillado, algo dramático; 384 mil viviendas en nuestro país no tienen agua potable. Por eso creemos que esta situación debemos enfrentarla y este proyecto apunta a crear un marco institucional básico que se hace cargo de estas materias”, indicó.
Asimismo, Sandoval indicó que dado el actual escenario, es fundamental establecer mecanismos de resguardo. “Por eso uno lamenta que 1,4 millones de personas de nuestro país no tengan un acceso expedito, viendo a cuántos municipios con camiones aljibes, con todo lo que eso significa en materia de calidad de vida y para qué decir el contexto de pandemia en que estamos viviendo”, recalcó.
“Por eso que hoy tenemos obligación absoluta de aprobar un proyecto de esta naturaleza”, agregó el parlamentario, quien en la ocasión recordó que en el año 2019 presentó, junto a otros senadores, un proyecto de reforma constitucional, para incorporar el deber del Estado de velar por el acceso igualitario de todas las personas al agua para su subsistencia, el cual aún está en trámite de la comisión de Constitución de la Cámara Alta.
Finalmente, el legislador dijo que probablemente este proyecto no resuelve todos los problemas, pero reconoció que ha habido un amplio consenso en su formulación y en su desarrollo. “Destacar el papel de la DGA, del MOP, y de los parlamentarios que han participado en esta tramitación, para poder construir los acuerdos básicos para avanzar en un tema que ha sido extremadamente complejo de avanzar y que está en el centro de la discusión política en el marco del nuevo proceso constitucional”, concluyó.
Cabe señalar que la norma fue ingresada a trámite al Senado, en noviembre de 2016 y apunta a modificar el Código de Aguas para establecer el derecho esencial al agua; dar seguridad jurídica al ejercicio del derecho humano de acceso al agua potable y saneamiento; intensificar y complementar el carácter de uso público del agua; consagrar una nueva regulación para la constitución, ejercicio y extinción de los derechos de aprovechamiento de aguas en caso de cumplirse ciertas condiciones definidas en la ley, y proteger y fortalecer la función que cumple el agua dulce en los ecosistemas terrestres.