El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Coyhaique condenó a J.C.E.V.R. a las penas efectivas de 4 años, 3 años y un día y 2 años de presidio, en calidad de autor de los delitos consumados de tenencia ilegal de armas de fuego, tenencia ilegal de arma de fuego con número de serie borrado y tenencia ilegal de municiones, respectivamente. Ilícitos perpetrados en octubre del año pasado, en la comuna.
Coyhaique.- En fallo unánime (causa rol 13-2021), el tribunal –integrado por los magistrados Patricio Zúñiga Valenzuela (presidente), Pablo Freire Gavilán y Mónica Coloma Pulgar (redactora)– aplicó, además, las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios públicos mientras duren las condenas por tenencia de armas; más la suspensión de cargos y oficios públicos mientras dure la condena por la tenencia de municiones.

En la causa, el tribunal decretó la absolución de J.C.E.V.R. de los cargos formulados en su contra por el Ministerio Público, que lo sindicaban como autor de los delitos de tráfico ilícito de drogas y receptación de arma de fuego, al no haberse acreditado la comisión de los ilícitos y, consecuencialmente, la participación culpable del acusado. Asimismo, se ordenó el comiso de las armas y municiones incautadas.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la tarde del 19 de octubre de 2020, personal de la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones de Coyhaique ingresó al domicilio del acusado, lugar en que poseía y mantenía en el segundo piso del inmueble, una escopeta calibre 12, marca Sarrasqueta, y una escopeta calibre 16, marca CBC/Magtech. En tanto, en la cocina del inmueble se incautó una pistola marca Taurus modelo PT99 AF, calibre 9 milímetros con el número de serie borrado, preparada con una munición en la recámara y con 15 municiones en el cargador, más una caja con 25 cartuchos en su interior, calibre 16.

Asimismo, en la bodega del inmueble la policía descubrió una caja de cartón contenedora de 154 cartuchos de escopeta calibre 16; 100 cartuchos de escopeta calibre 12; 250 cartuchos calibre 22; 200 cartuchos calibre 9 milímetros y 80 cartuchos calibre 38. Más una caja de cartón con la leyenda “Federal Ammunition” contenedora de 392 cartuchos calibre 9 milímetros y un cartucho calibre 308.

Finalmente, en un cielo falso de la bodega, J.C.E.V.R. ocultaba un revólver marca Pasper, calibre 22, con ocho municiones en el tambor; y en una cómoda de la dependencia destinada a dormitorio, se halló un cargador de arma de fuego contenedor de 16 cartuchos calibre 9 milímetros y un cartucho del mismo calibre, en el velador de la habitación.