Junto a la trabajadora social de esta Defensoría Regional entregaron información sobre los derechos y garantías de los adolescentes en el sistema penal y en el ámbito de la reinserción.

Coyhaique.- Sólo cuatro adolescentes son los que poblaban el Centro de Internación Provisoria ubicado en Coyhaique, cuando llegó el equipo de profesionales de la Defensoría Regional de Aysén para sostener con ellos un encuentro de difusión de derechos y garantías, y de escucha activa de sus consultas, requerimientos y opiniones.

Este bajo número de internos obedece en parte a la realidad habitual regional, donde el número de adolescentes con causas penales es baja, y a la situación sanitaria por COVID-19 en la que la defensa ha solicitado a tribuales y obtenido medidas alternativas a la internación provisoria, o bien que esta se extienda por plazos más breves.

Israel Villavicencio, defensor especializado en materia adolescente, es quien lideró el equipo que el pasado lunes visitó a los jóvenes en internación, acompañado por la trabajadora social de la Defensoría Regional, Orietta Rodríguez.

La reunión permitió un espacio de provechoso diálogo entre los jóvenes y el equipo. Así lo enfatizó el defensor Villavicencio “pudimos conversar con los adolescentes sobre sus derechos y garantías como imputados en el sistema penal, como internos en un centro de Sename; pero también hablar de sus procesos de análisis interno de lo que quieren ser en el presente y en el futuro, de las alternativas que ven para sus vidas y cómo elegir un camino que les permita vivir con tranquilidad (…) ahora bien, ellos quedaron con la claridad de que pase lo que pase a futuro, porque estamos hablando de jóvenes de 14, 15 y 16 años, si necesitan la representación de un defensor penal, siempre vamos a estar a su lado para defender sus derechos”, comentó.

En tanto, Orietta Rodríguez señaló que esta visita postergada desde hace semanas por efectos de la pandemia, permitió conocer en terrenos los protocolos sanitarios del centro y ver en directo las condiciones en que están los jóvenes. “Nos alegró ver que ellos han recibido las dosis correspondientes de vacunas Pfizer, o están a punto de recibirlas, y que están conscientes de su importancia de cuidar su salud en este sentido (…) pudimos observar además que están conformes con su defensa y las gestiones realizadas”.

En este contexto de diálogo en confianza, uno de los jóvenes comentó que este tiempo le ha permitido pensar en que si bien cometió un error esto no tiene por qué marcar su vida. De hecho, comentó que tiene claridad de lo que desea hacer una vez que salga del centro “quiero prepararme, nivelar mis estudios porque estoy atrasado, entrar al servicio militar y luego hacer carrera en el ejército”.