El parlamentario planteó esto durante debate del proyecto de ley que perfecciona norma que apunta a mejorar condiciones de habitabilidad de naves que prestan servicios a la acuicultura, el cual fue aprobado en general por la sala de la Cámara Alta.

Valparaíso.- Esta semana se aprobó en la Sala del Senado el proyecto de ley que apunta a perfeccionar la norma que busca mejorar las condiciones de habitabilidad de las naves que prestan servicios a la acuicultura.
Durante el debate, el senador David Sandoval, destacó la importancia de esta iniciativa, la que dijo “tiene un enorme sentido, especialmente en zonas donde la acuicultura constituye una actividad relevante”, agregando que por ejemplo la salmoniculutra se ha transformado en la segunda actividad más importante en nuestro país, después del cobre.
El proyecto, explicó el parlamentario, cuenta con tres artículos permanentes, estableciendo entre otras cosas, qué se entiende por embarcación menor prestadora de servicio a la acuicultura. “(La iniciativa) persigue establecer y corregir uno de los grandes problemas que tiene la actividad del mar, pues muchas de estas naves carecen de las condiciones básicas mínimas de seguridad laboral, considerando los servicios que prestan”, puntualizó.
Asimismo, dijo que ahora el debate se centrará en la discusión particular del proyecto, donde se esperan introducir los cambios que sean necesarios para dar absoluto y total resguardo en dos ámbitos esenciales: la habitabilidad y la actualización del concepto de cubicación de una nave. “Esperamos incorporar todos los ajustes y modificaciones, para hacernos parte de las inquietudes que esto pudiera haber presentado”, indicó.
En esa línea, señaló que “la Directemar tiene una definición de nave menor y mayor y en función de eso establece niveles de tripulación. No queremos que, a través de una norma de esta naturaleza, se cambie a través del uso de una interpretación errada de la norma. Por eso, en las indicaciones seremos muy específicos para aclarar ese concepto”.
“Esto no apunta en ninguna medida a cambiar el esfuerzo pesquero que tiene que hacer la embarcación, sino que está sola y exclusivamente pensado para mejorar las condiciones de habitabilidad, algo tan relevante para permitir la labor de los trabajadores con todas las condiciones adecuadas”, agregó, señalando que incluso con la propia exigencia de la incorporación de la mujer a este tipo de servicios, se “está obligando a realizar estos cambios”.

Llamado a la industria
Por otra parte, el senador Sandoval hizo un llamado a las empresas que se dedican a la actividad acuícola a “tener una profunda y total vinculación con el medio en el cual se están desarrollando”.
Y esto, pues considera fundamental que se cambie el hecho de que hoy estas naves funcionan a través de una modalidad de llamado, donde los prestadores de servicios no cuentan con contratos con la industria. “No es lógico que se tenga en la informalidad a estos prestadores, pues muchos de ellos son pequeños y medianos empresarios que se dedican a trasladar alimentos, personal, etc. A través de este mecanismo de llamado un armador no sabe si mañana tendrá trabajo”, precisó finalmente.