El Seremi Sergio Becerra Mera destacó la entrega de Autorización de Funcionamiento (AF) a tres establecimientos de educación parvularia particulares pagados de Coyhaique.
Aysén.- Existe consenso sobre la importancia de los primeros años de los niños y niñas para su desarrollo futuro. La primera infancia constituye la base de las capacidades cognitivas, emocionales y sociales de las personas, en la que influyen de forma importante las experiencias durante la infancia temprana, las que serían fundamentales en las oportunidades futuras de aprendizaje, salud física y mental. Por ello la estimulación, cuidado y educación durante esta etapa debe ser de alta calidad.
La evidencia indica que asistir a un centro de educación parvularia de calidad tiene efectos positivos, tanto en el desarrollo cognitivo como socioemocional de los niños, especialmente para aquellos que provienen de familias de mayor vulnerabilidad social. Por el contrario, la evidencia también nos advierte que la asistencia a centros de educación parvularia de baja calidad puede tener un efecto negativo en los menores, que es difícil de revertir.
Considerando lo anterior, la nueva institucionalidad de Educación Parvularia, exige a todos los centros educacionales que entreguen educación integral a niños desde su nacimiento hasta el ingreso a la educación básica, contar con una certificación del ministerio de Educación para poder funcionar. En efecto, aquellos que reciben aportes del Estado deben contar con Reconocimiento Oficial, mientras que todos los demás, deben obtener Autorización de Funcionamiento.

Con ello, el Ministerio de Educación fortalece su rol rector y articulador en educación, elaborando las políticas públicas del área y otorgando la Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial, según corresponda, a los establecimientos que imparten educación parvularia.
En ese contexto, el Seremi de Educación Sergio Becerra Mera informó que durante la presente semana se procedió a la instalación de placas de Autorización de Funcionamiento a los jardines infantiles Makenke AIKE, Flor de Patagonia y Cuna de Cóndores, los tres de Coyhaique.
“A la fecha nuestra región registra un avance del 52 por ciento de Certificación de las salas cunas y jardines infantiles; tanto en Reconocimiento Oficial (RO) a establecimientos que reciben recursos del Estado, como jardines infantiles Junji de administración directa, y administración Vía Transferencia de Fondos (VTF), y jardines infantiles de Fundación Integra; y en la Autorización de Funcionamiento (AF) a jardínes infantiles y salas cuna particulares pagados”, detalló la autoridad regional.
Sergio Becerra destacó la importancia que tiene este proceso de certificación de establecimientos de educación parvularia.
“Este es un compromiso del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera de avanzar con decisión en la tarea de certificar a todos los jardines infantiles de Chile, porque con ello avanzan los niños y niñas de Chile en su derecho a contar con educación de calidad, acercándonos cada vez más a igualar las condiciones educativas desde la sala cuna. Continuamos avanzando en esta línea para dar tranquilidad a las familias de que sus hijos están recibiendo educación temprana en recintos idóneos y con el personal profesional competentes”.
Reacciones
Las directoras de los tres jardines infantiles particulares pagados coincidieron en valorar la entrega de esta certificación del Ministerio de Educación.
Valeria Guzmán Balmaceda Directora del Jardín infantil Makenke Aike expresó: “Para nosotros es muy importante tener esta certificación porque con ello se confirma que como jardín infantil cumplimos con todas las normas establecidas para funcionar. Acá los niños están resguardados y atendidos por personal idóneo. Nuestro establecimiento se distingue por su sello de potenciar las artes y se privilegia siempre el buen trato de nuestros niños porque entendemos que esto es fundamental durante su primera infancia”.
Johana Sánchez Medina, Directora del Jardín Infantil Flor de Patagonia: ”Agradecemos este reconocimiento que para nosotros es un logro más que reafirma el valor de nuestro quehacer pedagógico de calidad. Nos esforzamos para perfeccionarnos en nuestra labor y contamos siempre con el apoyo de nuestras familias. Nuestro jardín nace como respuesta a una necesidad de la comunidad de contar con espacios adecuados y donde se les entregue a los niños una educación pertinente a la cultura local y puedan vivir el disfrute del contacto con la naturaleza”.
Jeannette Ramírez Directora del Jardín Infantil Cuna de Cóndores: “Como equipo educativo estamos felices de recibir esta certificación de autorización de funcionamiento ya que ello significa que cumplimos a cabalidad con estándares pedagógicos, de infraestructura y jurídicos. Nuestro jardín infantil tiene 13 años de funcionamiento, en un espacio que fue especialmente diseñado y construido para este fin educacional. Nuestra misión es favorecer una educación de calidad oportuna y pertinente, que propicie aprendizajes relevantes y significativos en función del bienestar, desarrollo pleno y la trascendencia de nuestros niños y niñas como personas en un ambiente de cariño y amor”.