Cuatro mil cuarenta y cuatro personas corresponden al año 2020, mientras que más de dos mil doscientas fueron imputadas entre enero y agosto del año en curso, la gran mayoría de ellas acusadas por infracciones a la salud pública.

Lograr la inaplicabilidad del artículo 318, que sanciona los delitos contra la salud pública y la implementación de un nuevo Modelo Universal de Defensa Penitenciaria, fueron algunos de los temas comentados en el balance de gestión realizado por el Defensor Regional de Aysén.
Coyhaique.- En modalidad online, a través del canal de YouTube de la Defensoría Penal Pública, el Defensor Regional, Jorge Moraga, entregó hoy jueves su Balance de Gestión correspondiente al año 2020 y gran parte del 2021.

La transmisión se llevó a cabo desde las 15:30 hrs. por la tarde, y sigue disponible en el mencionado canal, así como en la cuenta de Facebook de la Defensoría Penal Pública.

ALTOS INGRESOS POR INFRACCIONES A LA SALUD PÚBLICA
Jorge Moraga informó que durante el año 2020, la Defensoría Regional de Aysén entregó atención a 4044 personas, lo que representa casi un 30 por ciento más que las personas atendidas en el año 2019.
Respecto de los delitos investigados durante el año que pasó, éstos ascendieron a 3.577. Los principales de ellos correspondieron a la clasificación “Otros Delitos”, con 1.629 ingresos; seguidos de Lesiones, con 550 ingresos y Ley de Tránsito con 547.

“Cabe precisar que cuando hablamos de Otros Delitos –aclaró – la mayoría de ellos se refieren a aquellos conocidos como Infracciones a la Salud Pública. Tanto es así que más del 92% de este subgrupo se refirió a dichos delitos sanitarios”.

Sobre el año en curso, entre enero y agosto se atendieron a 2.211 imputadas por diversas causas penales. “Esta cifra es inusualmente alta – explicó el Defensor Regional – ya que aún se ve teñida por las detenciones efectuadas por los delitos contra la salud o practicadas en el marco de las restricciones impuestas por la pandemia”, dijo.

De hecho, los principales delitos de estos primeros ocho meses del año 2021 corresponden mayoritariamente, y por segundo año consecutivo, a Delitos contra la Salud Pública, con un 23 por ciento. Mucho más atrás, le siguen las lesiones y las amenazas.

CARACTERÍSTICAS DE IMPUTADOS ATENDIDOS
Las personas atendidas el año que pasó por la Defensoría Penal en la Región de Aysén fueron mayoritariamente varones, con un 82.1 por ciento; mayores de edad (95.31 por ciento); de nacionalidad chilena (98.2 por ciento); y sin pertenencia a ninguna etnia en particular, es decir, las y los imputados que se declararon no indígenas representaron el 94.37 por ciento.

ARTÍCULO 318
Uno de los temas destacados dentro de la gestión 2020-2021 fue el logro regional, de alcance nacional, respecto de la aplicación irrestricta del artículo 318 a quienes eran sorprendidos en la vía pública en horario de toque de queda.

Cabe señalar que el artículo 318 del Código Penal sanciona la conducta de quien pone, realmente y de manera significativa, en peligro la salud pública. “Así las cosas – recordó Jorge Moraga – la gran discusión jurídica en tribunales durante el año 2020 y parte del 2021 fue si es que la sola infracción al toque de queda o a las cuarentenas, correspondía o no a lo previsto en dicho artículo”.

En ese escenario, la mayoría de los tribunales de primera instancia y Cortes de Apelaciones del país señalaban que sí lo era, mientras unos pocos sostenían lo contrario.

Finalmente, la Defensoría Regional de Aysén, con el apoyo de la Unidad de Corte de la Defensoría Nacional, recurrió de nulidad ante la Corte Suprema con un caso ocurrido en la comuna de Cochrane y fue el máximo tribunal del país el que zanjó la discusión, emitiendo en marzo de este año un criterio de alcance nacional en el que estableció que la mera infracción al toque de queda no puede entenderse como constitutiva del delito del artículo 318 sino, más bien, una infracción de carácter administrativo.

Jorge Moraga señaló que “es motivo de orgullo para nosotros que la Corte Suprema reconociera la posición que la Defensoría Penal Pública sostuvo desde un inicio de la Pandemia en todo el territorio nacional, fallando a nuestro favor y estableciendo un criterio que ha permitido a nuestros colegas de todo el país usar exitosamente esta fundamental jurisprudencia a la hora de representar a quienes son detenidos o perseguidos por el referido delito”.

En este sentido destacó que como Defensoría Regional de Aysén “creemos en que hay que hacer todo lo que resulte necesario para detener la pandemia que nos afecta, pero ello no puede conseguirse infringiendo los derechos de las personas”.

DEFENSA PENITENCIARIA
En relación a la defensa pública penitenciaria, Jorge Moraga explicó que ésta opera en todo el país desde hace varios años, sin embargo, tras constatar que un porcentaje de personas condenadas privadas de libertad a nivel nacional no lograban acceder a una atención de defensa -principalmente por el bajo número de profesionales dedicados a esta especialidad, la Defensoría Penal Pública desarrolló un nuevo modelo, que no sólo aumenta la dotación profesional del equipo, sino que además actualiza y amplía sus objetivos de trabajo.

En este modelo, la Región de Aysén es región piloto, lo que implica que a la dupla jurídico- social que ya funcionaba en la zona, se sumó en agosto de este año un nuevo defensor penitenciario y una trabajadora social. Estos cuatro profesionales tienen la misión de representar a las personas privadas de libertad de toda la región.

Los efectos positivos ya se han registrado por cuanto, si entre julio y agosto del 2020 la Defensoría Regional de Aysén había atendido 154 requerimientos en favor de sus usuarios, para el mismo bimestre del presente año el volumen de atención se ha más que duplicado, llegando a la generación de 380 requerimientos.

Las principales características de este nuevo modelo son la universalidad de la atención, el monitoreo y cautela de los derechos humanos -con énfasis en la eventual violencia institucional que pueda existir- y el acompañamiento permanente durante todo el cumplimiento de la pena, con miras a la más efectiva reinserción posible de las y los condenados.

Finalmente, el Defensor Regional de Aysén cerró la cuenta pública señalando que los os años 2020 y 2021 han sido tiempos de alta demanda y desafiantes exigencias “los dos años más complejos que ha debido enfrentar nuestra institución, en sus ya más de dos décadas de existencia, pero que gracias al trabajo comprometido de cada uno de sus funcionarios y funcionarias “estamos prestos para seguir entregándonos en la labor que se nos ha confiado, porque hoy más que nunca tenemos la total certeza de que Sin Defensa No Hay Justicia”, concluyó Jorge Moraga.