Un nuevo acto conmemorativo del Cáncer de Mama realizó la Unidad de Patología Mamaria del Hospital Regional Coyhaique, cuyo objetivo fue generar un espacio para comprender en toda su dimensión lo que significa el cáncer de mama, conocer experiencias, testimonios y, desde luego, crear conciencia con respecto a la importancia de realizarse los exámenes preventivos para no sufrir la enfermedad.

La actividad congregó a mujeres que padecen cáncer de mamas y funcionarios del establecimiento que trabajan día a día fomentan la prevención, autocuidado, además de su combate.

El cáncer de mama es la primera causa de muerte en la mujer a nivel nacional y mundial. En Chile cada 8 horas fallece una mujer por esta enfermedad y cada 3 ó 4 horas se produce un nuevo cáncer, lo que constituye un llamado de alerta permanente, más aún si consideramos que una de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de mama en su vida.

El acto conmemorativo contó con el testimonio de usuarias que conviven con el cáncer, en la que reflejaron parte de sus miedos, perspectivas y sueños de la enorme fortaleza que reside en estas mujeres.

Una de las usuarias que dio su testimonio es Albelidys Guzmán, diagnosticada con la enfermedad el 14 de abril de este año, y que durante el proceso ha tenido dos cirugías, quimioterapia, y más adelante radioterapia, señaló que “vivir este proceso ha tenido altos y bajos, he tenido mis momentos de caídas, pero afortunadamente siempre me he levantado con el apoyo de mi familia, pero también con el apoyo fundamental del HRC en donde me han atendido más que como paciente, como un ser humano que merece vivir, respeto y compromiso para salir adelante”.

Por otra parte, Xiomara Robles, a quien le diagnosticaron cáncer de mama en su país natal Venezuela hace 17 años, resaltó la importancia de los autoexámenes “ya que en mayo de este año realizando mi chequeo, sentí una pepita en mi seno izquierdo. La prevención es lo mejor, la detección a tiempo, el tocarse, para no caer en esto, para no llegar al cáncer”.

Según Pedro Pablo Pinto, subdirector médico del Hospital Regional Coyhaique y jefe de la Unidad de Patología Mamaria la oportunidad de realizar estas actividades “son siempre bien recibidas por nuestras pacientes y eso nos ha ayudado mucho en seguir trabajando con el fin de mejorar la parte educativa y del diagnóstico precoz”.

Sin embargo, el profesional indicó la realidad en que se encuentra la enfermedad en el contexto de la pandemia “lamentablemente el número de pacientes que ha llegado en etapa avanzada del cáncer de mama aumentó de forma significativa, hace 5 años que no veía este aumento, al contrario, siempre íbamos pesquisando canceres en etapa más precoz. Evidentemente tenemos mucho camino por recorrer, porque muchas pacientes por temor no han concurrido y lo han hecho en este momento. Ya llevamos 30 nuevas mujeres nuevas diagnosticadas, aumento importante, normalmente no pasan de 20 en esta época del año”.

Yesenia Barraza, matrona coordinadora de la Unidad de Patología Mamaria y Gineco-oncología del Hospital Regional Coyhaique expresó que “es muy importante retomar este tipo de actividades que le dan una luz de esperanza a nuestras pacientes ya que invitamos a nuevas y a anteriores, con la idea de que quienes ya terminaron su tratamiento nos ayuden a concientizar sobre lo difícil del proceso, pero también lo tranquilizador y lo hermoso que es retomar la normalidad cuando hemos salido del tratamiento del cáncer de mama. Nos llena, nos gusta hacer estas actividades de conmemoración, porque tiene un significado de trasfondo que tiene que ver con nuestra preocupación e interés porque sientan que estamos con ellas en su lucha contra el cáncer”.

Finalmente, Gabriel Burgos Salas, director del Servicio de Salud Aysén, destacó la necesidad de esta conmemoración y concientización, “quiero expresar mis sinceras felicitaciones por la fortaleza de las mujeres que padecen y han luchado contra la enfermedad, muchas veces venciéndola. Y también quiero expresar toda mi gratitud por el despliegue de todos los funcionarios de nuestra red Asistencial que han trabajado con cada una de las usuarias en busca de mejorar sus condiciones de salud, y también de quienes trabajan arduamente en su temprana detección y en la prevención de su desarrollo, es por eso que hemos trabajado constantemente con la estrategia del mamógrafo móvil que ha hecho un gran despliegue en zonas apartadas de la región, logrando en lo que va del año más de 1.000 mamografías y con una pronta entrega de resultados”.

La actividad finalizó con la entrega de árboles a las usuarias, como símbolo de la fortaleza que tienen para enfrentar esta enfermedad.