Durante dos días, la comunidad de Coyhaique y sus visitantes tuvieron la posibilidad de apreciar y adquirir productos creados por las emprendedoras mapuche del territorio comunal, en la Feria Mujer Indígena. La actividad se llevó a cabo en el eje central de la plaza de Armas y contó con 22 expositoras pertenecientes a las organizaciones We folil, Rakiduamtun, Mariman, Catrian Pinda, Taiñ mapu Coyhaique, Antu ka Pire Mapu Mew, Comunidad Saihueque y Mawün Kurruf de Valle Simpson.

En julio del 2021 fue publicada la Encuesta “Impacto PYME ASECH” realizada por la Asociación de Emprendedores de Chile. En ella se establece que el 89,1 % de las personas encuestadas ha visto su emprendimiento afectado por la pandemia, de estos el 59,6% considera que lo ha afectado de manera grave o catastrófica. Al respecto, la Directora Regional Subrogante de SernamEG, Carla Arriagada Malagueño, dijo: “resulta evidente que es necesario realizar distintas acciones que apunten a potenciar los emprendimientos femeninos con el objetivo de lograr una pronta recuperación tras ser afectados por la crisis sanitaria y económica. También es una oportunidad en formalizar y profesionalizar los emprendimientos que son liderados por mujeres. Estas son algunas de las razones de esta feria productiva”.

Por su parte, la Coordinadora Regional de CONADI, Pamela Huaitiao Almonacid, explicó que “realicé una visita por cada uno de los stands y en general las emprendedoras quedaron muy contentas con lo que se ha vendido. Han sido dos días de arduo trabajo y muchas de ellas se van satisfechas de haber entregado y vendido sus productos, así que como CONADI cerramos una jornada redonda, donde pudimos colaborarle a las emprendedoras en su economía familiar y agradecer también a SernamEG; porque este trabajo en conjunto ha permitido que esta instancia sea posible”.

VISIBILIDAD CULTURAL Y OPORTUNIDAD DE COMERCIALIZACIÓN

SernamEG y CONADI lideran la Mesa de la Mujer Indígena en la comuna de Coyhaique, en la que participan comunidades, asociaciones y agrupaciones mapuche, cuyo objetivo es desarrollar un trabajo conjunto para coordinar acciones dirigidas a emprendedoras, generando espacios de capacitación y autonomía económica de las mujeres de pueblos originarios. En esa línea, la Feria del mismo nombre buscó generar espacios de comercialización de sus productos; al mismo tiempo, buscó promover la asociatividad entre pares.

La Lamngen Nora Catrian Pinda, perteneciente a la Comunidad Catrian Pinda, se refirió a la importancia que tienen este tipo de iniciativas, desde el punto de vista asociativo y cultural. “Nos fue muy bien, vendimos todo lo que traíamos y lo importante fue que también nos reunimos las que somos feriantes para poder compartir y vernos las caras. Para nosotras la Feria significa disfrutar igual, porque las mujeres indígenas trabajamos la tierra y otras que son artesanas trabajan sus joyas. Es agradable que se haga este trabajo para que seamos visibles y que la comunidad sepa que la mujer mapuche sí que trabaja”, manifestó.

Por su parte, Beatriz Galindo Canuman de la Asociación Indígena Mariman, expresó: “estoy muy agradecida por la oportunidad que nos dieron, mis productos son en general medicina natural, incluidos los jabones, porque ayudan a la piel. Yo vendo más que nada en las ferias y estos años de pandemia no hemos tenido muchas posibilidades, me vi obligada a cambiar de rumbo así comencé otro emprendimiento, esta vez de tejido. También quiero destacar la recepción de la gente que fue excelente y también muchas personas sentían curiosidad en saber de qué les servía, lo que les ofrecía”.