La actividad se enmarcó en la alianza que ambas instituciones mantienen con el fin de coordinar acciones y competencias en favor del respeto de los Derechos y Garantías de las personas, en este caso en particular, de los privados de libertad.

Coyhaique.- El pasado jueves equipos de profesionales de la Defensoría Regional de Aysén y del Instituto de Derechos Humanos (INDH) realizaron una visita conjunta a la cárcel de Puerto Aysén, con los objetivos de reunirse con el alcaide de la unidad, chequear el estado de las dependencias y entrevistarse y entregar atención legal a la población interna.

De esta manera, Jorge Moraga Torres, Defensor Regional de Aysén; y Joaquín Bizama Tiznado, Director Regional del INDH; se reunieron con el alcaide, Teniente Primero, José Hormazábal; para conversar sobre diversas situaciones ocurridas en el último tiempo en esta unidad penal, tales como traslados de internos condenados a cárceles de otras regiones y la huelga de hambre realizada por los imputados, en protesta por malas condiciones de habitabilidad y alimentación.

“Nos presentamos en la unidad para atender y conversar con los internos – explicó el Defensor Regional – para saber cómo está la situación al día de hoy. Constatamos que el problema de la calefacción está solucionado y contamos con el compromiso de Gendarmería respecto de que las condiciones de habitabilidad se mantendrán en un nivel de dignidad (…) además nuestros profesionales penitenciarios realizaron un operativo de atención para todos los privados de libertad de esta unidad penal”.

Esta visita conjunta se concretó a partir de la alianza que el INDH y la Defensoría Regional de Aysén mantienen desde hace unos años y que permite coordinar y organizar de mejor manera las competencias que ambas instituciones tienen respecto de las personas privadas de libertad.

Joaquín Bizama destacó que “en lo particular, como INDH debemos preocuparnos de que las personas privadas de libertad lo estén en condiciones dignas. El estar presos por condena o por la investigación de su presunta participación en un delito, no significa que pierdan otros derechos que no sea la libertad: La dignidad, la posibilidad de habitar un lugar con calefacción, alimentación adecuada, son cuestiones fundamentales para que esas personas cumpliendo su sentencia puedan sentir que pagaron su deuda con la sociedad en condiciones de dignidad y puedan reinsertarse socialmente, pensando en un futuro mejor”, explicó.

Consultado sobre la visita, el teniente primero Hormazábal corroboró el compromiso de Gendarmería para mantener condiciones de habitabilidad y alimentación dignas en la unidad penal así como lo que definió “una política de puertas abiertas” hacia las instituciones como Defensoría Penal e INDH, en sus respectivas misiones de cautela y garantes de Derechos.

Defensa Penitenciaria
De forma paralela a la reunión sostenida con el alcaide de esta unidad, los internos imputados y condenados fueron entrevistados por Cristian Cajas, Jefe de Estudios; dos defensores y dos trabajadoras sociales del programa penitenciario de la Defensoría Regional, Elvis Camerati, Luciano González, Katia Muñoz y Camila Mardones.

Las atenciones permitieron dar respuesta a consultas sobre sus respectivas situaciones penales, el estado de sus causas y constatar si efectivamente se han superado los problemas de habitabilidad y alimentación que los afectaban.

Además, un funcionario del Instituto de Derechos Humanos recorrió las dependencias de esta unidad penitenciaria para constatar que su estado y funcionamiento estén acordes a los estándares básicos de dignidad.