María Teresa Ortega, Enfermera referente del Programa Nacional de Vacunación, en el Servicio de Salud Aysén, agradeció a los equipos vacunadores de toda la región.

“El esfuerzo que hicieron este año fue tremendo, la demanda que tuvieron al inicio de la campaña fue caótica en algunos establecimientos, porque no había cómo controlar a tantas personas solicitando la vacuna, por lo tanto, lo que ellos hicieron de organizar y vacunar a todas las personas, es muy destacable “, Informó la profesional.

Cabe destacar que el programa nacional de inmunización, junto a los técnicos y profesionales involucrados en el territorio regional, continúan trabajando hasta que se terminen las vacunas, ya que aún queda un reducido stock, priorizando siempre a los grupos de embarazadas, mayores de 65 años y los niños desde seis meses a quinto año básico.

“Queremos que estos grupos objetivos, enfrenten este invierno protegidos, no sabemos el comportamiento que va a tener el virus de la influenza este año, todavía está circulando muy leve, producto del Coronavirus, pero puede producirse en algún momento, un aumento de virus circulante de influenza y lo que nos va a favorecer es que estos grupos priorizados ya estén vacunados”, enfatizó María Teresa Ortega.

Por su parte, Julio Vargas, Director (S) del Servicio de Salud Aysén, destacó “Valoro el trabajo de cada uno de los funcionarios de la Atención Primaria y los vacunatorios de los hospitales bases de nuestra región, lo que permitió lograr esta meta, que hace tres meses se ha trabajado incesablemente para poder cumplir con este objetivo”, sostuvo el directivo de salud.