Sin lugar a dudas, una de las enfermedades más complejas, por las consecuencias en la salud y la condición económica de quienes la padecen, es el cáncer. Peor es cuando una persona que cuenta con su única fuente labor y por total desconocimiento de su empleador o empleadora es desvinculado o despedido.

Aysén.- En Chile Chico y en medio de más de un centenar de despidos que realizó el Alcalde Luperciano Muñoz González, dejó sin su principal fuente laboral y de ingresos a una conocida locutora, con más de 30 años de experiencia en los medios de comunicación regional, responsable, seria y muy querida por sus auditores.
La agrupación oncológica de Puerto Aysén “caricias para el alma” no pudo quedar ajena esta situación, calificando el actuar del edil como un hecho “inhumano”. Tal como lo señaló la vocera de la organización, Pamela Navarrete.
“Nos tiene altamente impactados, creemos que es una acción absolutamente inhumana de parte de la autoridad comunal que está asumiendo en Chile Chico, más aun esta enfermedad que se encuentra padeciendo Verónica. Ella hoy está en el hospital regional, entiendo que no se encuentra muy bien de salud, desconozco ahora el diagnostico, pero sé que ella está padeciendo de un cáncer. Así es que, me parece absolutamente injusto e inhumano que hayan desvinculado a una persona, una mujer de la Patagonia que necesita trabajar como todos nosotros y que hoy se encuentra lamentablemente padeciendo de esta enfermedad”.
La ley del cáncer, en su artículo 22, señala que, “ningún empleador podrá condicionar la contratación de un trabajador o trabajadora, su permanencia o renovación de contrato, o la promoción o movilidad en su empleo, al hecho de no padecer o no haber padecido cáncer, ni exigir para dichos fines certificado o examen alguno”.