Días decisivos en la carrera por obtener el Global Teacher Prize vive el profesor Paulino Pérez Vera (38) de la Escuela Multigrado de Repollal, Melinka, ubicada en el archipiélago de las Guaitecas, Región de Aysén.
Aysen.- En efecto, Paulino Pérez se encuentra entre los 50 profesores de todo el mundo seleccionados por la Fundación Varkey, en la cuarta versión del certamen “Global Teacher Prize 2020”. El concurso conocido como el “Nobel de la Enseñanza”, eligió a Paulino Pérez para ser parte del grupo de los mejores maestros. Durante el mes de Junio se escogerá a los 10 finalistas del certamen global y el docente nacido en Quellón tiene asegurada la invitación a la final que se realizará en octubre en Londres, Inglaterra. Su mérito no es menor ya que fue el único chileno elegido entre 12 mil educadores de todo el orbe.
Ad portas de esta importante definición el Seremi de Educación de Aysén Sergio Becerra Mera se comunicó telefónicamente con el docente para felicitarlo por el logro y reconocimiento internacional alcanzado y desearle éxito en la etapa próxima.
“Hemos felicitado al profesor Paulino Pérez por un trabajo docente de excelencia que se suma a una gran vocación profesional y deseos de innovar en el aula y cuyo trabajo lo desarrolla en particulares condiciones de aislamiento. Como Gobierno y Ministerio de Educación nos sumamos a este reconocimiento ya que prestigia a la docencia de la región de Aysén y al país”.
Paulino está trabajando con la Fundación Centro Meri, en el Instituto de Investigación de Ecosistemas Melimoyu, una entidad científica cuya misión es proteger y fortalecer la investigación y educación para la conservación, el manejo sustentable de los ecosistemas terrestres, dulceacuícolas, marinos y el legado cultural de la Patagonia Norte.
En conjunto con la Fundación, el profesor y sus estudiantes han investigado la conservación de las ballenas en la puerta norte de la Patagonia. Casualmente, es el mismo lugar donde queda su escuela.
“El proyecto lo trabajamos en los dos ciclos. En el primero vemos las características fisiológicas de los cetáceos, las amenazas y qué los afecta. Por ejemplo, nos dimos cuenta que pueden colisionar con barcazas y que están expuestas a mucha contaminación acústica. Mientras que, en segundo ciclo, profundizamos en los comportamientos de migración y vemos cómo los cetáceos se comunican”, cuenta el profesor.
Aprovechando el hermoso entorno han incluido como parte de sus clases campamentos ecológicos, olimpiadas deportivas, limpieza de playas e incluso, talleres en conjunto con los adultos mayores del sector. Junto con ellos, han rescatado la historia y la cultura de la comunidad.
También han contribuido en la enseñanza de cestería con fibra vegetal, en el teñido de lanas y la fabricación de tejuelas de ciprés, construcción de madera que ayuda a revestir los muros y ofrece belleza y elegancia a las casas de la Isla de Melinka.
Sobre el reconocimiento internacional a su labor docente Paulino Pérez expresa: “Siento una gran satisfacción profesional por estar dentro de los 50 mejores. Uno trabaja en contextos difíciles, sin buscar un premio o un reconocimiento. Esta selección la tomo con mucha humildad, pero a la vez con mucha propiedad”.
Por ahora, el profesor está abocado al trabajo de un proyecto, el cual será financiado con el premio que obtuvo al ser finalista nacional del Global Teacher Prize. “Me gustaría crear rutas de tracking para mis alumnos, con los cascos, bastones y toda la tecnología necesaria, la idea es llegar al extremo norte de la isla y así tenemos mejores avistamientos de ballenas”, concluye.