Entre las medidas está la cuarentena para los trabajadores foráneos, medidas que buscan proteger a la población local, que cuenta con un dispositivo de salud de baja resolutividad.
Villa O”higgins.- La pandemia global por el coronavirus preocupa a territorios que no cuentan con un dispositivo de salud que pueda enfrentar esta enfermedad que ya alcanza los veintidós casos positivos en la región de Aysén.
Es por ello y atacando el centralismo de las decisiones que se toman con respecto a cómo enfrentar este virus, es que el municipio de O’Higgins ha elaborado un protocolo que se aplicará a todas las empresas que se adjudiquen obras municipales en la comuna.
Entre las disposiciones aprobadas destaca que “Todo personal que llegue a trabajar desde fuera de la comuna deberá realizar una cuarentena en Villa O’Higgins, por el tiempo que indica el MINSAL para esta situación, evitando el contacto directo con la ciudadanía. De lo anterior del grupo de personas en cuarentena deberán designar una persona que se hará cargo de las compras y logística locales mientras dure”, tal como expresa el documento.
El alcalde Roberto Recabal, aseguró que “hemos ideado este protocolo, para que toda empresa externa que venga a nuestro territorio debe cumplir, pensando en el resguardo de nuestra población local, por su fragilidad ante la carencia de medios en general para combatir esta pandemia, porque nadie es culpable de enfermarse, pero somos todos responsables de cuidarnos, de cuidar al prójimo, porque acá no sirve el ‘sálvese quien pueda’, por lo mismo estamos haciendo magnos esfuerzos”.
Entre las disposiciones en esta materia, se exigirá a todo aquel que llegue a la comuna con motivos laborales, el pasaporte sanitario COVID – 19, además de una declaración de procedencia y de contactos riesgosos con contagiados de coronavirus (trazabilidad), además de protocolos para el ingreso a faenas y al interior de las obras, como medidas de higiene, sanitización y distancia social, además de elementos para la seguridad del personal.
El Secplan de la Municipalidad de O’Higgins fue clave en la elaboración de este documento que busca resguardar la salud de los habitantes de la comuna. Al respecto, su director Ángel Alvarado, expresó que “en consideración que la resolución 361 no indica medidas especiales para los territorios, hemos tomado la decisión de la elaboración de protocolos para todas las empresas que adjudiquen obras con nosotros y que sean externos a la comuna”, indicó el profesional.
Recordemos que la resolución exenta 361 dispone de medidas COVID-19 para la población de Aysén. En dicha medida no se les exige a los trabajadores de empresas constructoras someterse a cuarentena preventiva al llegar a territorio regional, algo que busca mitigarse con el protocolo elaborado por el municipio de O’Higgins.