La Corte de Apelaciones de Coyhaique confirmó la sentencia que condenó a José Luis Marambio Rojas, a la pena única de 10 años y un día de presidio, en calidad de autor de dos delitos de robo con intimidación. Ilícitos perpetrados en julio del año pasado, en Puerto Aysén.

En fallo unánime (causa rol 120-2020), la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por el ministro Pedro Castro Espinoza, Sergio Mora Vallejos y José Ignacio Mora Trujillo– rechazó el recurso de apelación presentado por la defensa del condenado, en contra de la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Coyhaique.

“(…) estos sentenciadores, estiman que el fallo recurrido sí efectúa una relación concadenada y lógica de los acontecimientos, para situar al imputado en tres lugares distintos pero muy próximos entre sí, estableciéndose las horas estimadas en las que se produjeron éstos considerando el tiempo de traslado de un domicilio a otro, de acuerdo a la prueba testimonial rendida, concluyéndose entonces que dada así la sucesión de los actos es físicamente posible que el sentenciado haya tenido participación en cada uno de los hechos que se le imputan, lo que parece razonable, a diferencia de lo que sostiene la defensa”, afirma el fallo.

La resolución agrega que: “(…) a juicio de esta Corte, si bien pudiesen existir algunas diferencias e imprecisiones entre las declaraciones de los testigos en cuanto a las horas que aquellos aportan como antecedente para contextualizar su relato, lo cierto es que éstas no revisten una importancia ni son de una entidad tal que ameriten restar veracidad, coherencia y concatenación en la sucesión de los hechos establecida por el Tribunal, más bien estas mínimas diferencias o supuestas superposiciones horarias obedecen a la forma en que las personas perciben la ocurrencia de las actividades en el diario vivir”.