El establecimiento enclavado en un histórico y popular sector de Puerto Aysén recientemente cumplió 62 años desde su fundación y actualmente se encuentra abordando una revisión de los procesos desarrollados en medio de la crisis sanitaria, los cuales han permitido mantener la continuidad de estudios para los niños y jóvenes que integran su comunidad educativa. En este sentido, una de las herramientas más innovadoras efectuadas para tales fines fue la confección de capsulas educativas en video enviadas vía WhatsApp a padres y apoderados, integrando a estos últimos al proceso de enseñanza-aprendizaje de los menores ayseninos.

Al respecto, la Jefa de la Unidad Técnico Pedagógica del establecimiento, Cinthya Oyarzún Marín, abordó estas materias indicando que “en cuanto a lo pedagógico estamos felices, contentos, llegando al final de un año escolar bastante intenso ha sido súper complejo llegar al hogar, pero creo que tomamos las mejores decisiones al principio del año cuando ya nos enfrentábamos a esta pandemia. Creo que la opción de trabajar a través de capsulas educativas fue acertada, la mejor, pensando en la realidad de nuestros niños de que no tenían acceso directo a internet por lo tanto no podíamos trabajar con clases en línea”.

La profesional de la Educación Municipal de Aysén explicó que las capsulas tienen una duración en promedio de 15 minutos y que en ellas se explica de manera concisa la información previamente coordinada con la Unidad de su dependencia. Para ello, existen coordinadores por asignaturas que también contribuyen con la revisión del material para que “no se nos escape ningún detalle”. Además, de señalar que para los más pequeños también existe una coordinación enfocada al primer y segundo nivel de transición.

Respecto a las situaciones que han traído consigo estas adecuaciones curriculares, la jefa de UTP comentó que para esto tampoco ha sido fácil para los padres y/o apoderados, teniendo presente el contexto en el que viven sus estudiantes “la gran mayoría son padres que salen de la casa y tienen que salir a trabajar y eso lo entendemos. Por eso la modalidad de trabajo que de hecho optamos, tenemos un contacto permanente con todos, algunos estudiantes que han tenido dificultades también contamos con una dupla psicosocial y un equipo de convivencia escolar que tiene apoyo permanente con estos estudiantes, algunos que no han podido conectarse o no han podido revisar los contenidos hemos tratado de solucionar todos los problemas que han tenido en el hogar”.

Finalmente, la profesora de la Escuela Poetisa Gabriela Mistral destacó la familia en la que trabajan constantemente ser día a día, agradeciendo con ello al personal que desempeña labores en el establecimiento “porque todos hemos aportado con un granito de arena y todos nos hemos esforzado para llegar este año al hogar de cada uno de los niños. Por eso, invitarlos a los que no nos conocen de revisar quizás nuestras redes sociales y canales de Youtube ahí verán las clases, que están muy claras, precisas, donde los niños pueden aprender”, concluyó Oyarzún Marín.