Pasó de estar el último lugar del ranking nacional a estar entre las primeras 20.
Coyhaique.- La lectura sin duda alguna es un pilar fundamental para cualquier proceso educativo, a lo largo de la historia el conocimiento humano se ha conservado en libros y así traspasado de generación en generación, sin embargo la literatura es abundante y no sólo busca entregar conocimiento, sino también entretención, reflexión y en definitiva un escape a través de la imaginación a la realidad que nos rodea.
Es entonces en la idea de escapar a la abrumadora realidad que implica la privación de libertad, donde incentivar la lectura toma especial relevancia desde el punto de vista penitenciario, evasión que de paso permite a los lectores culturizarse y conocer nuevas perspectivas, reflexionando respecto a la realidad a partir de su acercamiento a la literatura. De allí que el Área de Reinserción Social del Centro de Cumplimiento Penitenciario (CCP) de Coyhaique comenzó un intenso trabajo con la población penal para incentivar la lectura y dar mayor movimiento a la biblioteca penal, la que existe gracias al aporte de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos (Dibam).
En la actualidad existen diversos títulos a disposición de los lectores del recinto penal que van desde best seller como los de J.K. Rowling con la saga de Harry Potter, hasta libros de carácter académico con autores como Humberto Maturana, además se ha designado un bibliotecario a cargo del control y préstamo de libros, lo que se ha traducido en un aumento importante en el interés por la lectura, no sólo de la población penal, sino que también de los funcionarios.
“Como equipo quisimos potenciar el acceso a la lectura de la población y el personal, tenemos alrededor de 1200 títulos del estándar de cualquier biblioteca pública, creamos el cargo de auxiliar de biblioteca lo que facilita el control de préstamo de libros, lo que a permitido el aumento del préstamo de libros según la estadística que lleva la propia Dibam, situación que nos tiene muy contentos.” Destacó el jefe del Área de Reinserción Social del CCP de Coyhaique, Miguel Abrigó Osorio.
Existen 73 bibliotecas de la Dibam en recintos penitenciarios a lo largo de todo el territorio nacional, estadística en la que la biblioteca del CCP de Coyhaique figuró en los últimos puestos hasta comienzos de este año, si en enero se prestó un libro, en marzo eran 85, mientras que en abril se llegó a los 62 préstamos, lo que permitió que en la estadística se avanzará de los últimos puestos al 19 a nivel nacional “los prestamos diarios varían entre tres y cinco libros, en lo que va del año llegamos a los 163” explicó el bibliotecario.
El coronavirus ha obligado al Área de Reinserción Social de Gendarmería a reinventarse y generar actividades que puedan satisfacer las necesidades de las personas privadas de libertad, sin duda alguna el fortalecimiento de la lectura es una de ellas, pero además es una iniciativa que se puede mantener y profundizar durante el tiempo debido a que la biblioteca ya existe, ahora sólo falta ir nutriéndola con más literatura e ir reponiendo los títulos que se van estropeando.